La voz española “acoso” es una alternativa preferible a los anglicismos “bullying” y “mobbing”, señala la Fundación del Español Urgente, promovida por la Agencia EFE y BBVA.

En las noticias es frecuente encontrar frases como “La niña agredida en un cole de Palma no sufría ‘bullying'”, “Los centros deben notificar a la Fiscalía supuestos casos de bullying”, “La oposición pedirá explicaciones al alcalde sobre la sentencia por ‘mobbing’ contra una trabajadora” o “La valiente respuesta de la invitada de boda que sufrió ‘bullying’ por su vestido”.

El verbo inglés “to bully” significa, como señala el Diccionario de Oxford, ‘usar la fuerza o la influencia para intimidar a alguien, típicamente para obligarlo a hacer algo’, en tanto que “to mob” alude a la acción en la que un grupo asedia a alguien.
[adrotate banner=”102″]
En español se ha extendido el uso de “bullying” para referirse específicamente al acoso que se produce en el ámbito escolar, y “mobbing” para el que tiene lugar en el trabajo, como explica el diccionario “Clave”.

Estos anglicismos pueden sustituirse por el término “acoso”, acompañado por los adjetivos “escolar” o “laboral”, e incluso, en otros casos, “moral”, “psicológico”, “sexual”… si se quiere especificar el ámbito de esa conducta y este no se deduce claramente del contexto.

También son alternativas válidas los términos “intimidación” y “matonismo” (así como “matoneo” y “matonaje”), complementados, en su caso, por los adjetivos citados.

Así, en los ejemplos anteriores, habría sido preferible escribir “La niña agredida en un cole de Palma no sufría acoso escolar”, “Los centros deben notificar a la Fiscalía supuestos casos de matoneo”, “La oposición pedirá explicaciones al alcalde sobre la sentencia por acoso laboral contra una trabajadora” y “La valiente respuesta de la invitada de boda que sufrió acoso por su vestido”.

Asimismo, es común encontrar el término “ciberbullying”, derivado de “bullying”, para referirse a la intimidación hacia una persona que se realiza a través de internet; en este caso lo recomendable es que en vez de “ciberbullying” se emplee “ciberacoso”.

Por último, si se opta por utilizar los anglicismos, lo adecuado es escribirlos en cursiva o, si no se dispone de este tipo de letra, entre comillas.

La Fundéu BBVA (www.fundeu.es), que trabaja asesorada por la Real Academia Española y cuyo principal objetivo es el buen uso del español en los medios de comunicación, cuenta con la colaboración, además, del Instituto Cervantes, la Fundación San Millán, Accenture, Gómez-Acebo & Pombo, CELER Soluciones, Hermes Traducciones y Linguaserve.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.