3 Octubre 2016

Munar admite por escrito el soborno de Can Domenge

Munar admite por escrito el soborno de Can Domenge
Foto:EFE/Cati Cladera

La expresidenta del Parlament y de UM, Maria Antònia Munar, ha entregado un escrito antes del inicio hoy del juicio por el presunto soborno de 4 millones de euros a cambio del solar público de Can Domenge, en el que ha reconocido los hechos de los que la acusan la Fiscalía y el Consell de Mallorca.

El juicio a Munar y otros cuatro acusados ha comenzado sobre las 13.00 horas de hoy tras la selección del jurado, con una intervención del abogado de la expresidenta del Parlament, José Antonio Choclán, que ha anunciado la entrega de un escrito ante la Audiencia de Palma en el que “confiesa doña Maria Antònia Munar los hechos que se le atribuyen, los reconoce íntegramente y los asume como ciertos”.

La Fiscalía Anticorrupción solicita para Munar 4 años de cárcel y multa de 7 millones de euros por un delito de cohecho pasivo presuntamente cometido en 2006.

La defensa de Munar ha solicitado sin embargo que a esa petición de pena se le apliquen tres circunstancias atenuantes: confesión, reparación parcial del daño porque ha consignado 150.000 euros y ha aminorado el daño causado, y dilaciones indebidas porque han transcurrido más de diez años de los hechos que ha admitido hoy.

La cuantía aportada por Munar se suma a los 160.000 euros consignados por otros dos acusados, el exvicepresidente del Consell de Mallorca, Miquel Nadal; y el exconseller de Territorio Bartomeu Vicens; así como a los 35.000 aportados por otro acusado como intermediario, Miguel Llinàs.

La Fiscalía pide 1 año y 10 meses de cárcel y 3 millones de multa para Nadal; 1 año y medio para Vicens, con multa de 2 millones, 8 meses de cárcel para Llinàs y 6 meses para el empresario Román Sanahúja.

El fiscal Anticorrupción Juan Carrau ha explicado al jurado que los tres ex políticos se concertaron para pedir dinero al empresario y además lo obtuvieron porque les pagó el soborno.

“La acusación es por unos hechos muy simples: tres personas con responsabilidades políticas pidieron, a cambio de amañar un contrato, 4 millones de euros. Estos son los hechos, y el empresario al que se lo pidieron lo pagó, y hay un quinto acusado que es la persona que recogió los maletines con el dinero y los llevó a los políticos”, ha indicado Carrau.

Ha explicado que aunque los cinco acusados admiten los hechos, no están de acuerdo con la condena que la Fiscalía solicita para ellos, razón por la que se celebra el juicio, además de para determinar si se les puede aplicar alguna atenuante.

Si bien tres acusados admiten que los hechos y la pena (Sanahúja, Vicens y Llinás), Munar discrepa en que hay circunstancias por las que se debe rebajar su pena y Nadal tampoco está de acuerdo con la petición de condena.

En su exposición del caso, Carrau ha dicho que si la Justicia ha encontrado pruebas 7 años después de que ocurrieran los hechos, no supone una dilación indebida.

El procedimiento empezó en mayo 2013, cuando Vicens admitió el soborno en otro juicio, ha recordado el fiscal, quien ha recalcado que hasta entonces los acusados disfrutaron del dinero del soborno y luego los investigadores tuvieron que buscarlo en las 76 cuentas que tenían entre todos ellos.

“Si desde que cometieron el delito han tenido 7 años de tranquilidad, paz y disfrute del botín, eso ni el sentido común ni la Justicia, piensa la Fiscalía que debe rebajarles la pena”, ha afirmado Carrau sobre su negativa a aplicarles una reducción de la petición de condena por dilaciones indebidas.

El fiscal también ha señalado que si bien los otros cuatro acusados confesaron que hubo soborno antes de que empezara el procedimiento, Munar no lo hizo, por lo que no ayudó a la Justicia y “no le debe rebajar la pena”.

Carrau ha recordado además que la víctima en este proceso es el Consell de Mallorca, que se vio perjudicado en 15 millones de euros en el caso Can Domenge, de los cuales recuperó 3 millones del empresario beneficiado, pero que “sigue perjudicado en 12 millones” de euros.

El fiscal deniega por tanto la aplicación de la atenuante de reparación del daño a Munar por considerar que no ha subsanado el perjuicio ocasionado.

El defensor del exconseller de Territorio ha recordado que este proceso comenzó cuando Vicens confesó el cohecho en el anterior juicio de Can Domenge porque antes de eso no había indicios, motivo que explica en parte el “trato diferenciado” de la Fiscalía.

El abogado de Munar ha insistido en pedir un trato equitativo y que se le apliquen tres atenuantes, como a los demás acusados. “No porque se llame Maria Antonia Munar tiene que ser de peor condición”, ha afirmado.

“Ha decidido retornar a la legalidad y poner fin al calvario que está sufriendo porque ya sufre condena, está en prisión, viene conducida desde la prisión y es una opción legítima que debería tener un reconocimiento en la pena minorándola”, ha dicho Choclán.

También ha recalcado que Munar tiene todo su patrimonio incautado desde el anterior juicio de Can Domenge y que ha entregado 150.000 euros para reparar el daño “a costa de su familia”.

También te puede interesar

6 Responses

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.