Los cinco condenados a un año de prisión por interrumpir una misa en la iglesia de Sant Miquel de Palma en febrero de 2014 con una protesta contra la reforma de la ley del aborto, han dicho hoy que estudiarán recurrir la sentencia, que han calificado de “inaceptable”, ante instancias judiciales superiores.

“Un año de prisión por haber participado en una protesta feminista pacífica es una sentencia incomprensible para la sociedad mallorquina”, señalan en un comunicado firmado por el Grupo de Soporte de las Feministas Encausadas y Alerta Solidària.
[adrotate banner=”102″]
“El Obispado de Mallorca es, desde ahora mismo y sin matices, responsable de una condena a prisión contra 5 jóvenes comprometidas con ideales de libertad y justicia social”, añaden.

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a cinco personas como autores de un delito contra la libertad religiosa a 1 año de prisión cada uno y ha exculpado a una sexta acusada por interrumpir la misa en Sant Miquel con consignas en contra de la reforma de la ley del aborto.

En su opinión, la Audiencia Provincial ha actuado como “agente al servicio de los sectores más machistas y ultracatólicos de la derecha española”, y “el texto del auto judicial muestra una lamentable sintonía entre la posición del tribunal con la de la fiscalía y la acusación particular del Obispado de Mallorca”.

“El carácter político del juicio queda acreditado una vez más. Estudiaremos recurrir la sentencia a instancias judiciales superiores”, concluyen.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.