El conflicto afecta a alrededor de 200 personas que trabajan en el servicio de transporte sanitario terrestre urgente de Mallorca UTE N.1,  empresa concesionaria de las ambulancias de Urgencias y Emergencias del 061.

La concesión se hizo efectiva en 2011 por un período de cuatro años, tiempo en el que, según el sindicato FS-TES, su salario ha permanecido congelado. En mayo de 2016 el sindicato denunció a la empresa después de la no aplicación de la subida salarial establecida en el convenio a consecuencia del incremento del IPC.

La UTE de las ambulancias reconoce el impago a los trabajadores

Antes de la denuncia la UTE abrió el proceso de inaplicación, una especie de acuerdo en el que los representantes de los trabajadores asumen la situación. A la segunda intentona, también fallida, los técnicos de las ambulancias convocaron una huelga para el mes de junio.

Los paros quedaron desconvocados por una cuestión formal en los tiempos de la presentación y la empresa y los trabajadores quedaron a la espera de la celebración del juicio. Pero el miércoles no se celebró la vista porque la empresa reconoció el impago a los trabajadores, no así la inaplicación.

El personal técnico de ambulancias de Urgencias y Emergencias del 061 de Mallorca deberá solicitar la reclamación individual de cantidades, que en total asciende a 500.000 euros.

Entre Los trabajadores sobrevuela la idea de una nueva convocatoria de huelga y queda pendiente de solucionar la negativa, por parte de la empresa, de hacerse cargo de la limpieza de los uniformes de trabajo. Desde el FS-TES consideran que es una cuestión de “salud pública”.

Actualmente la concesión está en una situación de prórroga desde el pasado año. Los trabajadores, a través del comité, solicitan que el contrato con la empresa quede anulado.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.