Académicos y expertos en diferentes ámbitos discreparon hoy sobre la posibilidad de instaurar en España varios husos horarios además de la distinción ya existente entre Canarias el resto del país, puesto que la implantación de esta medida sería muy compleja y afectaría a diferentes ámbitos.

El debate, organizado por el Consello da Cultura Galega, un órgano asesor de la Xunta de Galicia, se produce después de que el Parlament balear pidiera al Gobierno mantener el horario de verano alegando que resulta “lógico, racional y natural” para la primera comunidad de España en la que sale y se pone el sol.

En la reunión participaron académicos como José María Fernández Crehuet, de la Universidad Politécnica de Madrid; José Martín Olalla, de la Universidad de Sevilla; Jorge Mira, de la Universidad de Santiago de Compostela, y José Fernández Albertos, del CSIC.
[adrotate banner=”102″]
En el debate, que se prolongó durante varias horas, los ponentes reconocieron la complejidad del asunto, en el que confluyen cuestiones no solo de naturaleza geográfica sobre longitud y latitud, sino también a razones históricas, a argumentos económicos y de productividad, o a costumbres individuales y a hábitos y actitudes culturales.

La formación nacionalista gallega BNG ha intentado en varias ocasiones, sin conseguirlo, cambiar el huso horario de Galicia y adecuar así la hora oficial a la Canarias y de países como Portugal, Irlanda y el Reino Unido, alegando que se trata del territorio más occidental de España.

El cambio que se aplicará el próximo sábado, al retrasar los relojes una hora, es obligatorio en toda la Unión Europea, donde la medida se generalizó en 1974, tras la gran crisis del petróleo.

La iniciativa de los gobiernos de adelantar una hora los relojes durante los meses de más luz -entre marzo y finales de septiembre- para reducir el consumo de electricidad ha sido contestada por algunos sectores, que cuestionan si los beneficios derivados de esa medida, principalmente los de ahorro energético, son superiores a los perjuicios asociados, como problemas de sueño entre algunos colectivos, principalmente niños y personas mayores.

Los debates sobre el cambio de hora y sobre los husos horarios son un tema recurrente en varios países entre quienes argumentan a favor de la estabilidad y quienes abogan por cambios, basándose en argumentos económicos, sociales, históricos y hasta políticos.

Algunos de los expertos participantes en el debate en Galicia, aunque discreparon sobre una u otra posibilidad, coincidieron en señalar que la decisión de poner a España en el actual huso horario se remonta a la Segunda República.

Durante la ocupación alemana de la Segunda Guerra Mundial, Francia dejó de situarse en el huso horario del Reino Unido y España adoptó una medida similar para alinearse, aunque una orden dictada en 1940 por Franco establecía que en cualquier momento se restablecería el huso del meridiano de Greenwich, algo que no ha ocurrido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.