El Instituto Municipal del Deporte (IME) ha cerrado la pista de Can Baró en cumplimiento de la sentencia dictada por el juzgado contencioso administrativo 2 de Palma, que ordenaba el cese de la actividad deportiva por los ruidos que producía.
[adrotate banner=”102″]
Según ha informado la concejala de Educación y Deportes, Susanna Moll, el IME intenta buscar soluciones para las entidades que utilizaban las pistas: tres escuelas y clubes de patinaje artístico, según detalla en una nota de prensa el Ayuntamiento de Palma.

Ha detallado que la Sociedad Municipal de Aparcamientos y Proyectos (SMAP) propietaria de la pista; el Instituto Municipal del Deporte (IME), Actividades (Urbanismo) y la Policía Local han trabajado para evitar las molestias a los vecinos.

Pero como es imposible insonorizar una pista abierta se ha procedido al cierre, por lo que se quitarán las porterías, como establece la resolución judicial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.