La Policía Nacional ha detenido a un hombre por extorsionar a otro hombre a través de la aplicación móvil Wasap. El ahora detenido exigió el pago 15.000 euros a cambio de no difundir entre su familia imágenes de contenido sexual. Ha ocurrido en Palma.

El extorsionado ha conocido ahora que quien se encontraba detrás del chantaje es, en realidad, un amigo suyo que se hizo pasar por otra persona. Para ello empleó una línea telefónica distinta, según informa la Policía en un comunicado.

Inicialmente la víctima le envió fotos comprometedoras de carácter sexual a su “amigo virtual”, al que después amenazó con difundirlas entre su familia si no abonaba los 15.000.
[adrotate banner=”102″]
Poco después de enviar las imágenes íntimas, la víctima encontró un sobre en la puerta de su despacho. En su interior estaban las fotografías impresas en papel donde junto a un anónimo. En la nota figuraba el lugar en el que debía depositar el dinero, la papelera de un parque de Palma.

El autor del chantaje, tras recoger el sobre que presuntamente contenía el dinero acordado, fue detenido por policías del Grupo de Atracos de la Jefatura Superior de Policía de las Islas Baleares en la carretera a Valldemossa.

El “sexting”, como se llama esta práctica, consiste en enviar imágenes de contenido sexual o erótico por medios electrónicos, principalmente a través del teléfono móvil. Generalmente este tipo de contenidos se comparten entre personas que mantienen algún tipo de vínculo afectivo, o bien en el marco de relaciones virtuales.

Sin embargo, advierte la Policía, existen en la red “verdaderos expertos” en estas prácticas que suplantan identidades para, mediante engaños, obtener imágenes comprometedoras de otras personas para luego chantajearlas a cambio de no hacer públicas las fotografías o vídeos íntimos.

La “sextorsión” es una forma de explotación sexual en la que una persona es chantajeada con una imagen o vídeo de sí misma desnuda o realizado actos sexuales que ha sido previamente compartida mediante “sexting”.

La víctima es coaccionada para tener relaciones sexuales con alguien, entregar más imágenes eróticas o pornográficas, dinero o alguna otra contrapartida, bajo la amenaza de difundir las imágenes originales si no accede a las exigencias del chantajista.

Ante este tipo de situaciones la Policía Nacional aconseja a las víctimas que acudan a comisaría a denunciar lo ocurrido y si son menores de edad, que expliquen lo ocurrido también a sus padres y educadores.

También se recomiendan unas pautas seguras a la hora de usar las redes sociales y aplicaciones de mensajería instantánea y la importancia de proteger la privacidad y mantener una desconfianza racional.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.