Los vecinos de la zona arrastran sobre sus espaldas años de malestar, inseguridad y quejas sobre el foco de delincuencia junto al que viven. La antigua residencia Sa Nostra ubicada en la calle General Riera, volvió a protagonizar, este fin de semana, una nueva situación de tensión tanto para los residentes en la zona como para los inquilinos del edificio abandonado. Esta vez, un fuego intencionado.

[adrotate banner=”102″]

El pasado sábado por la tarde, sobre las 17:00 horas, se produjo un incendio en el edificio mencionado, ubicado entre General Riera y Can Domenge. Se personaron en el lugar la Policía Nacional y los Bomberos de Palma para lograr sofocarlo, mientras una decena de okupas escapaban corriendo de su interior por las llamas. Tras extinguir el fuego y registrar el lugar, los equipos de emergencia descubrieron indicios claros de que se trataba de un incendio intencionado.

Una vez recogidas las pruebas, comenzó la investigación y se tomó declaración a las diversas personas que conviven en el edificio. Tras las diligencias pertinentes, el CNP descubrió que, al parecer, el fuego lo había provocado una mujer de 43 años, también “okupa” del edificio, que había provocado las llamas intencionadamente a causa de una disputa con otros “okupas” del edificio.

Una patrulla de la Policía Nacional localizó ayer por la tarde a la presunta autora y procedió a su detención. Los vecinos de la zona continúan alarmados por la situación ya que coinciden demasiados delitos en el mismo punto y consideran que el edificio constituye un peligro para la zona, para el barrio y para muchos menores que desgraciadamente tienen un fácil acceso a las drogas en dicho entorno, cada vez más inseguro.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.