La espera para intervenciones quirúrgicas en la sanidad pública balear se ha reducido a 30 de septiembre en 33,1 días, al pasar de 117 a los 83,9 días, y para ser atendidos por un especialista en 32,5 días, de los 90 a los 57,5 días, en comparación con el mismo periodo del año anterior.

El director general del Servicio de Salud, Juli Fuster, acompañado por el director de Asistencia Sanitaria, Nacho García, y el subdirector de Hospitales, Francesc Morado, han presentado hoy en rueda de prensa las listas de espera hasta finales de septiembre 2016.

Fuster ha destacado que de media la espera se ha reducido en un mes, lo que ha valorado, aunque ha apuntado que si bien no se ha conseguido el objetivo de la Conselleria de Salud de reducir a cero el número de pacientes que esperan más de seis meses por una operación, y más de dos para ser atendidos por un especialista.
[adrotate banner=”102″]
Con ello hasta finales de septiembre se ha reducido un 28 % la media del tiempo de demora de pacientes pendientes de una intervención y un 36 % para la atención especializada.

Así, 13.152 pacientes estaban pendientes de una operación hasta el 30 de septiembre, y 45.827 esperaban una cita con un especialista.

Además, han caído un 68 % los pacientes que esperan más de seis meses para una intervención quirúrgica, al pasar de los 2.847 en septiembre de 2015 a 911 en el mismo mes de este año; y en un 47 % quienes esperan más de dos meses para una consulta, de 28.176 a los 14.868.

La caída en los tiempos de espera es un motivo de “satisfacción”, ha apuntado Fuster, que considera que el IB-Salut está en la línea de conseguir su objetivo, pero ha lamentado el número de personas que aún están pendientes de una operación y una cita.

Ha destacado, sin embargo, la satisfacción porque la mejora de la espera se ha consolidado desde julio, tras superar el verano, periodo complicado debido a las vacaciones del personal, y en el que no se ha paralizado la actividad quirúrgica.

En el 96,4 % de los casos de espera se trata de una operación con una patología normal o baja, y el 3,6 % restante, de prioridad preferente.

Para las operaciones oncológicas de prioridad 1, como carcinoma de próstata, de vejiga, cáncer gástrico y de colón, la detección, el diagnóstico y el tratamiento se completan en una media de 20 días.

Sobre las consultas, 9.247 esperan para ser atendidos por un traumatólogo y un especialista en cirugía ortopédica; 6.176 de oftalmología, 5.547 de aparato digestivo, 5.131 de dermatología, y 3.546 de otorrinolaringología.

En cuanto a las pruebas radiológica, a finales de septiembre 16.239 pacientes esperaban una media de 46,3 días para una primera indicación; y 35.337 contaban con una tardanza de 87,9 días en la realización de las de control.

El director del IB-Salut ha apuntado que se prevé que a finales de año se hayan utilizado los 14 millones de euros que la Consellería ha asignado para actividades extraordinarias y para combatir las listas de espera.

Ha anunciado además que para el próximo trimestre las listas de espera se publicarán en la web del Servicio de Salud, y se actualizarán de manera constante, con lo que cualquier usuario podrá acceder a ellas cuando lo requiera.

Fuster ha informado también de la elaboración del decreto de garantía de demora, suprimido en la pasada legislatura, y que se prevé esté listo el próximo año.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.