La presidenta de Baleares, Francina Armengol, intentará durante los próximos días convencer a la gestora del PSOE de que la forma “inteligente” de ejecutar en el Congreso la abstención a la investidura de Mariano Rajoy que acordó ayer el Comité Federal es “no entregarle todo el grupo al PP”.

Armengol coincide así con el planteamiento de otros dirigentes y diputados socialistas, que creen que obligar a todo el grupo a abstenerse ahondará más en la fractura interna.
[adrotate banner=”102″]
“Si de verdad se quiere coser el partido, no se quiere romper, convendría hacerlo de la forma más hábil”, ha sostenido la presidenta en una entrevista en la Ser.

A su juicio, el voto “imperativo” del que habla la gestora “no existe”, por lo que todavía caben fórmulas para materializar técnicamente la abstención que palíen el “error histórico” que en su opinión van a cometer los socialistas permitiendo la investidura de Rajoy.

Una de esas fórmulas sería que la gestora acordara con el grupo la libertad de voto por razones de conciencia, prevista en el artículo 33 del Reglamento del grupo, como ha vuelto a pedir hoy la diputada por Madrid Margarita Robles.

“Espero que se respete posición de conciencia, sin multas”, ha apuntado la jueza en Antena 3.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.