Volverán a licitar el tramo de la vía conectora entre CLH y Son Ferriol

El Consell de Mallorca volverá a licitar el tramo II de la llamada vía conectora de acceso a Palma, unos 3 kilómetros entre CLH y Son Ferriol, por el retraso de las obras que ya tendrían que estar acabadas y se han ejecutado solo al 20 %, y además reclamará daños y perjuicios a la adjudicataria.

La consellera de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido, ha anunciado hoy esta decisión en una rueda de prensa en la que ha explicado que las obras “tendrían que haber acabado en abril de 2016″, aunque como se concedió una prórroga de cinco meses más, el plazo de finalización terminó ayer y solo se ha ejecutado una quinta parte.
[adrotate banner=”95”]
Según ha explicado Garrido, el Consell de Mallorca da hoy por finalizado el contrato, tras haber pagado ya aproximadamente 5 millones de euros por lo ejecutado y “ante la pasividad de la empresa licitadora a la hora de hacer la obra, porque en 25 meses solo ha hecho un 20 % cuando tocaría que estuviera terminada porque no es un tramo complejo”.

Ante la necesidad de volver a licitar el 80 % de estas obras, el Consell de Mallorca calcula que acabarán con años de retraso y no estarán terminadas hasta mayo de 2018. Garrido ha manifestado su voluntad de iniciar la licitación “de manera rápida” para aminorar en lo posible las molestias que la obra está causando, sobre todo a los vecinos de Son Ferriol.

Lo que ya se ha ejecutado son las canalizaciones de los servicios de electricidad y agua y se ha iniciado la construcción del muro de lo que serán los enlaces de dos rotondas elevadas.

Garrido ha indicado que al dar por finalizado el contrato, el Consell de Mallorca inicia “un proceso judicial complejo” con la concesionaria y ha lamentado la situación por ser el único tramo de esta obra que se adjudicó a una UTE formada por tres constructoras mallorquinas y una valenciana.

La consellera ha recalcado que la asesoría jurídica del Consell de Mallorca trabaja desde hace meses en este asunto “para dar pasos con seguridad”.

El conflicto radica en que la UTE admitió iniciar las obras en el verano de 2014, aunque no se habían expropiado todos los terrenos, pero no las inició. Las empezó cuando finalizaron las expropiaciones en septiembre de 2015 pero, según Garrido, lo hizo “a un ritmo no muy alto”, razón a la que atribuye que no se hayan terminado a tiempo.

“Si hace 5 meses se hubieran puesto a hacer obra y hubieran avanzado un 40 % más no estaríamos donde estamos ahora”, ha dicho Garrido. “Que 25 meses después de la adjudicación haya un 20 % es un ritmo de ejecución muy lento. Será 2050 y no habremos terminado el tramo II”, ha criticado.

El secretario técnico Territorio y Infraestructuras, Marc López, ha precisado que la adjudicataria presentó hace dos semanas un escrito ante el Consell alegando que el proyecto era inviable por deficiencias técnicas, algo que desmiente un informe elaborado por un técnico del Consell que ha concluido que “el contrato sí es ejecutable en los términos en que se proyectó”.

El Consell desestimará la petición de modificar el proyecto, dará por concluido el contrato y desde el momento en que se les comunique dicha la finalización, la concesionaria debe paralizar de forma inmediata la ejecución de las obras y hacerse cargo del mantenimiento y la seguridad de la carretera hasta que otro contratista asuma el 80 % de obra restante.

Mientras tanto, el Consell retendrá la fianza de 1 millón depositada por la UTE y además sus técnicos evaluarán los daños y perjuicios ocasionados. Se reclamará la diferencia entre lo que ofrecieron en la licitación (25,6 millones, menos los casi 5 millones ya ejecutados y abonados) y lo que salga de la nueva licitación.

La obra saldrá a licitación por alrededor de un 80 % de lo presupuestado inicialmente por toda la obra, que fueron 35,8 millones.

De forma paralela, el Consell pondrá además en marcha procedimiento de prohibición de licitación con la administración en contra de la concesionaria, pero como la nueva licitación saldrá antes de que se resuelva, la UTE puede volver a presentarse.

De los cinco tramos en los que está dividida la vía conectora para mejorar los accesos a Palma ya están terminados los tramos III y IV, desde Carrefour a Alcampo.

El afectado ahora por el conflicto es el II. El I, desde CLH a Carrefour, está en redacción y se han presentado cuatro empresas, de manera que el Consell prevé que las obras comiencen en el verano de 2017 con un plazo de ejecución de 2 años. El tramo V, desde Alcampo sobre la autopista de Inca hasta Son Castelló (s’Indioteria) saldrá en breve a exposición pública.

6 Comentarios

  1. Menudo desastres nos estáis causando a los que vivimos en son ferriol. Y sobre todo a los que vivimos detrás del muro, ruido, suciedad. Que empiece ya que somos personas y necesitamos descansar

  2. La historia del túnel de Soller se repite, por dárselo a las empresas mallorquinas costo 7 veces más, aquí no aprendemos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here