El Sindicat Autònom de Transport a les Illes (SATI) ha denunciado hoy el despido de un conductor de la empresa Transabus, que forma parte del transporte TIB, por haber cuestionado la seguridad de un autobús por considerar que presentaba una rueda deteriorada y no querer conducirlo.

Según ha relatado el sindicato en un comunicado, el suceso que originó el despido ocurrió el pasado 23 de agosto, cuando el conductor revisó el autobús que le había sido asignado antes de iniciar la marcha, apreció que una de las ruedas no tenía dibujo y estaba deformada y pidió a un superior que le cambiara de vehículo.
[adrotate banner=”95″]

Ante la insistencia del trabajador sobre el riesgo de un reventón, el superior le indicó que existía un informe según el cual el neumático todavía tenía vida útil. El sindicato asegura que el trabajador pidió una copia de dicho informe, que le fue denegado, y tampoco se atendió a su petición de que se cambiara el neumático.

La empresa decidió relevarlo de sus funciones esa jornada y días después le notificó que había incurrido en una falta laboral muy grave. Aunque el conductor explicó con detalle lo ocurrido en un pliego de descargo, la empresa lo despidió el 12 de septiembre, alegando que había ocasionado un grave perjuicio.

El sindicato SATI ha lamentado que la empresa haya despedido a un profesional por una advertencia de seguridad y ha denunciado la existencia de “acoso a los trabajadores”, ya que en los últimos meses, “de una plantilla de poco más de 100 trabajadores ha despedido a 10 y ha sancionado a más de 20”, detalla la nota.

La organización sindical ha criticado que el mantenimiento y la seguridad en los vehículos “dejan mucho que desear” y ha achacado la reticencia a reparar la flota al hecho de que pronto saldrá a concurso público la concesión de las líneas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.