Roba en un velero, roba un coche y le detienen al volver al lugar de los hechos para robar una barca

Curiosa historia la que ha sucedido esta semana en el Puerto de Palma. Ayer por la tarde, la Policía Nacional detuvo a un hombre, de nacionalidad rumana, acusado de varios robos producidos en la zona. Aunque la sorpresa reside en que el origen de los delitos se remonta un poco más atrás; ya que, al parecer, era la segunda vez en los últimos días que el hombre aparecía en el lugar para robar.

[adrotate banner=”95"]

La Policía Nacional recibió ayer por la tarde una llamada del equipo de seguridad del Club de Mar para avisar que mantenían retenido a un individuo que había cogido una barca de mantenimiento del establecimiento y se encontraba navegando por las aguas del puerto. El hombre, que no tenía llave para encender la pequeña embarcación a motor, estaba moviéndose a remo cuando fue sorprendido por los vigilantes de seguridad.

Una vez lograron retenerlo, se dio aviso al CNP que rápidamente envió una patrulla. Tras cachearlo descubrieron en su ropa las llaves de un vehículo Volkswagen que uno de los miembros del equipo de seguridad reconoció, al recordar que, el día anterior, había oído algo sobre el robo en el interior de un gran velero.

Al parecer, el lunes, el joven rumano había saltado las vallas y había entrado en el velero; donde robó un teléfono móvil, un Ipad y más de cuatrocientos euros de dinero en efectivo. Además, vio las llaves del coche en el interior del barco, y decidió robarlas también. El dueño del barco no se encontraba en esos momentos pero, según fuentes cercanas a lo ocurrido, volvió de madrugada conduciendo el Volkswagen; ya que seguramente las llaves que encontró el joven en el barco debían ser el recambio. Sin saber cómo lo hizo, si le esperó escondido o volvió más tarde a por el coche, esperó a tener la oportunidad y también robó el Volkswagen Tiguán.

Escapó con el coche y los objetos robados hasta que ayer decidió volver a la zona; probablemente para intentar robar en otros veleros con la ayuda de la pequeña embarcación del Club de Mar que estaba usando para desplazarse. La Policía Nacional logró encajar todas las piezas y aclarar la sucesión de los hechos; por lo que el hombre fue detenido. El dueño ha puesto la denuncia pertinente y ha recuperado su coche, que estaba aparcado por la zona de Porto Pí. Eso sí, de momento, no se ha podido recuperar ni el dinero en efectivo ni los dispositivos electrónicos; quizás porque el detenido se deshizo de los mismos en primer lugar.

11 Comentarios

  1. Rumanos, sudacas, moros…siempre los mismos, a ver cuando ponen remedio, el que la hace, expulsado del país, nada de mantenerlo, ya estoy cansado de mantener esta chusma con mis impuestos, tanto yo como miles de españoles honrados

  2. Un ladrillo atado al cuello y al fondo del mar! Al menos será de utilidad de comida de los peces ya que como persona no vale para nada

  3. Joer si no lo pillan un dia de estos se lleva un crucero y el puerto de palma entero.ja ja ja vaya pieza el rumano…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here