21 septiembre 2016

Los acusados por interrumpir en una misa niegan que fuera un acto criminal y se reunirán con el obispo

por
Los acusados por interrumpir en una misa niegan que fuera un acto criminal y se reunirán con el obispo
Foto: EFE

Los seis acusados de un delito contra la libertad religiosa por interrumpir una misa en febrero de 2014 han negado hoy que su actuación fuera un crimen y han anunciado que acudirán al encuentro que ha propuesto el obispo Sebastià Taltavull para el próximo lunes, cuatro días antes del juicio.

“Asistiremos al encuentro previsto para intentar llegar a un acuerdo”, han anunciado en un comunicado en el que precisan que consideran que la irrupción en la iglesia de Sant Miquel con pancartas y gritos en defensa del aborto libre “no fue ningún acto criminal”.

Los acusados han respondido que acudirán al encuentro después de que el obispo administrador apostólico de Mallorca, Sebastià Taltavull, hiciera ayer por carta “un llamamiento al diálogo” y propusiera un encuentro en el Palacio Episcopal “que permita el reconocimiento de una acción no adecuada”, y “con la intención de encontrar la mejor solución al caso”. “Os espero con la mano extendida”, concluía el escrito de Taltavull.

El juicio por este caso está previsto en la Audiencia de Palma a partir del 29 de septiembre. La Fiscalía pide que los seis activistas que interrumpieron la misa sean condenados a 1 año y medio de prisión y la acusación particular que ejerce el Obispado pide 4 años de cárcel para cada uno.

Los acusados han señalado que valoran la “mano extendida” de Taltavull y consideran muy positiva la oferta de diálogo y han anunciado que acudirán al encuentro “partiendo de una posición clara y comprometida con los derechos de las mujeres”.

Consideran que la propuesta de un encuentro por parte del obispo supone “una prueba clara” de que se trata de “un caso político”. “La acción de la iglesia de Sant Miquel no fue ningún acto criminal, fue una respuesta política a una situación política: la contrarreforma de la Ley el Aborto”, han reiterado.

El grupo de apoyo a los seis acusados ha asegurado que, si bien acudirá al encuentro del lunes por la tarde en el Palacio Episcopal, seguirá adelante con la campaña para recabar apoyos públicos para los procesados y mantendrá además la convocatoria de una manifestación el 28 de septiembre.

En su escrito de acusación, la Fiscalía destaca que el suceso dejó a quienes asistían a la misa “en un estado de gran desasosiego, indignación e intranquilidad” y pide para los seis acusados una condena de 1 año y medio de prisión por un delito contra la libertad de conciencia y los sentimientos religiosos.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.