El incendio que ha quemado hoy 36,7 hectáreas de masa forestal en el norte de Menorca y ha obligado a desalojar a 600 vecinos de la zona afectada ha sido provocado por unos niños jugando con petardos.

Según ha informado el Govern balear a través de un comunicado, los agentes de medio ambiente que han investigado las causas del fuego han señalado que se ha originado en torno a las 2.00 horas por efecto de los petardos que prendían unos niños en una parcela de Punta Grossa, en la urbanización de Arenal d’en Castell.
[adrotate banner=”91″]

Las primeras llamadas alertando de las llamas se han recibido a las 2.07 horas, momento en el cual el servicio de coordinación de emergencias 112 ha dado aviso a todos los organismos de extinción.

La fuerza del viento del norte ha acelerado la propagación del incendio hacia los núcleos de Cala Molí, Na Macaret y Addaia, en el municipio de Es Mercadal.

El Instituto Balear de la Naturaleza (Ibanat) ha dado por estabilizado el incendio hacia las 11.00 horas y la mayoría de residentes en las zonas afectadas han podido regresar a sus casas.

De momento, tan solo continúa cerrada la carretera de acceso a Cala Molí.

El incendio aún no se ha declarado controlado debido al riesgo añadido del viento que sopla en la zona y siguen trabajando en su completa extinción bomberos del Consell de Menorca, seis brigadas del Ibanat, varios técnicos, dos helicópteros, un avión anfibio Canadair y un avión de vigilancia y coordinación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.