La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha anunciado hoy que en 2017 se pondrá en marcha un plan director de Son Dureta para convertir el antiguo hospital en un centro especializado en la atención a pacientes con enfermedades crónicas y dar respuesta al envejecimiento de la población.

La reforma de Son Dureta, que contará con dotación presupuestaria en 2017, forma parte de la estrategia para afrontar la cronicidad que diseña el Govern, en un escenario en el que calcula que en 2029 casi una cuarta parte de la población de las islas serán mayores de 65 años, ha explicado Armengol en el discurso con el que esta mañana ha abierto el debate de política general del Govern en el Parlament.
[adrotate banner=”95″]

Ante el envejecimiento de la población, Armengol ha alertado de que el modelo de atención sanitaria vigente en las islas no está enfocado para resolver las necesidades de ese porcentaje de la población mayor que va en aumento por lo que considera necesario orientarlo para “dar respuesta a la cronicidad”.

“Hemos de transformar el modelo asistencial, que ahora está orientado hacia una medicina aguda cuando la mayoría de las enfermedades son crónicas. Hemos de integrar la atención primaria y hospitalaria y empoderar a los pacientes para controlar su enfermedad”, ha asegurado.

Armengol ha explicado que el Govern ultima el plan director de Son Dureta y que la reforma del antiguo hospital “permitirá recuperar este espacio emblemático ahora en desuso y, a la vez, disponer de instalaciones propias para afrontar el futuro”.

Ha defendido que “Son Dureta volverá a ser un centro de referencia, ahora destinado a la atención a la cronicidad”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.