Baleares ha sufrido el verano más seco en 30 años

Este verano ha sido el más seco en Baleares desde 1985, y el cuarto con menos lluvia desde 1952, con un registro de precipitaciones de 8,4 l/m², cuando lo normal son 40 l/m², lo que significa que ha llovido un 80 % por debajo de lo normal.

La Delegación Territorial de Baleares de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha informado hoy de los principales datos del verano que termina mañana, en el que no ha habido olas de calor pero se han batido récords de temperaturas máximas en septiembre y se ha registrado la noche cálida en dicho mes desde que hay datos.
[adrotate banner=”95"]

En todas las islas el verano ha sido muy seco: en Menorca la anomalía de precipitación han sido de un 86 % menos de lo normal, en Mallorca del 79 % y en Ibiza del 66 %, ha informado el centro balear de la Aemet en un comunicado.

Las lluvias más importantes del verano se produjeron ayer en las Pitiüses y en Mallorca, con 61 l/m² en Sant Josep y 62 en Artá. En Menorca fueron el 15 de septiembre, con 32,6 l/m² en Es Mercadal y también ayer con 37,1 en Ferreries.

En cuanto a las temperaturas, han sido normales. En junio la media ha sido de 21,8º C, 2 décimas por encima de lo normal; en julio de 24,8º C (0,1 por encima) y agosto de 24,6ºC (con 0,7ºC menos).

La temperatura máxima del verano fue de 39,3ºC, que se alcanzó el 21 de julio, en el aeropuerto de Palma y el 5 de septiembre en Formentera. La noche más cálida fue el 31 de julio en Banyalbufar, donde la mínima no bajó de 25,3ºC.

En las Pitiüses, el verano ha sido menos cálido que en el resto, con una temperatura media de 24ºC, 0,1 grados por debajo de lo típico, con máximas durante el día de 30ºC y mínimas de 18. Ibiza ha sido ligeramente más fría, con una diferencia de 0,3 grados menos que los valores medios (24ºC).

Los primeros 20 días de septiembre han sido cálidos con una anomalía de 1,2 grados por encima de lo normal y una temperatura media de 23,9ºC. También han sido secos: ha llovido 17 l/m², un 71 % menos de lo normal.

La Aemet ha destacado la tromba marina del 14 de septiembre en el Port de Valldemosa, las rachas de hasta 90 km/h en Ciutadella asociadas a una tormenta y las tormentas del 20 que afectaron a todas las islas.

El otoño comenzará mañana a las 16 horas y 21 minutos y se prolongará hasta el 21 de diciembre, a las 11 horas y 44 minutos cuando empezará el invierno.

El trimestre de octubre a diciembre será cálido y normal en lluvias, comenzando los primeros días con inestabilidad, chubascos ocasionales y dispersos, con alguna tormenta y temperaturas suaves respecto el período de referencia 1981-2010.

La tendencia de las temperaturas, a lo largo del trimestre, es a ir bajando, en valor medio. Si existe una mayor probabilidad de que el trimestre sea cálido, indica que al final del mismo se alcanzarán valores medios de temperatura por encima de 15ºC, que es la temperatura media típica del trimestre de octubre a diciembre, con máximas durante el día de 19ºC y mínimas de 11ºC.

En cuanto a las precipitaciones, podría llover en torno a 218 l/m2, que es lo que suele registrarse en dicho trimestre.

La Aemet ha recordado que el otoño es una estación de transición en la que en la que se alternan situaciones anticiclónicas con el paso de borrascas. Las primeras suelen ocasionar los conocidos veranillos otoñales: el de los Arcángeles (29 de septiembre), el de las rosas otoñales (hacia el 12 de octubre) y el de San Martín (11 de noviembre).

El paso de borrascas y otras perturbaciones otoñales suelen producir días nubosos y a veces tormentas fuertes, muy localizadas, que podrán ir acompañadas de lluvias torrenciales, granizo, vientos fuertes, tornados o “caps de fibló” y trombas marinas.

A partir de noviembre, puede producirse alguna helada y aparecer las primeras nieves en las montañas, anunciando la proximidad del invierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here