20 Septiembre 2016

Armengol propone una respuesta “realista” a los “excesos” del turismo

por
Armengol propone una respuesta “realista” a los “excesos” del turismo

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha alertado hoy del riesgo de adoptar “decisiones estructurales” para paliar una presión turística que provoca “excesos” pero es coyuntural y ha abogado por dar una respuesta “realista” que no genere “un mensaje en contra de los turistas”.

En el discurso con el que ha abierto el debate de política general de la comunidad, Armengol se ha referido a la sensación de saturación turística como una de las debilidades del modelo económico de las islas y se ha mostrado partidaria de abordarlo “desde todos los parámetros: el social, el medioambiental, el económico y el laboral”.

“Tenemos que tener cuidado de adoptar decisiones estructurales basándose en una situación que tiene una importante carga coyuntural. Nadie puede asegurar que no volvamos a la situación que teníamos hace pocos años, cuando todo valía para atraer turistas y se bajaban los precios y se instalaban fórmulas como la del todo incluido”, ha advertido.

La presidenta ha alertado del riesgo de actuar ante el incremento del turismo que ha atribuido a una situación coyuntural en la que Baleares se ha beneficiado de la inestabilidad en buena parte del litoral mediterráneo para convertirse en “destino refugio”.

Ha admitido que este verano “se han producido excesos que se han de corregir” y que “se han vivido situaciones incómodas”, si bien ha recalcado que no se pueden “generalizar episodios puntuales y concretos”.

“Ni hemos de convertir eso en un mensaje en contra de los turistas. Se debe buscar el equilibrio para hacer compatible el desarrollo de la principal actividad económica de este país con la mejora de la calidad de vida de la ciudadanía”, ha dicho.

La presidenta considera simplista atribuir la presión turística de este verano al aumento de la oferta de vivienda vacacional, aunque ha reconocido que buena parte de la misma se sitúa al margen de la regulación turística.

Ha recordado que el Govern se ha comprometido a regular el alquiler turístico, de manera que “no todo lo que se está alquilando para turistas se podrá seguir alquilando”.

Armengol ha marcado distancias respecto al anterior Govern del PP y ha alabado el cambio de talante, alejado de “imposiciones” y propenso al diálogo, del primer año del ejecutivo de coalición de izquierdas. “Hemos cambiado las formas de hacer política”, ha afirmado.

Si el primer año de legislatura el Govern se ha volcado en recuperar derechos en educación, sanidad, servicios sociales y protección laboral, el siguiente vendrá definido por la inversión en infraestructuras deficitarias ha anunciado en su discurso de una hora de duración.

“Baleares padece un déficit en escuelas, residencias, centros sanitarios e instalaciones hidráulicas que nosotros tenemos que corregir”, ha afirmado y ha anunciado un plan de infraestructuras que incluye también equipamientos culturales para paliar dichas carencias históricas, solucionar problemas estructurales y a la vez reforzar sectores productivos y mejorar su competitividad.

Entre ese plan de infraestructuras se incluye la reforma de Son Dureta para transformar el antiguo hospital en un centro de atención a pacientes crónicos que permita dar respuesta al envejecimiento poblacional. Armengol ha anunciado que el Govern ultima la redacción del plan director de esa obra y reservará una partida presupuestaria en las cuentas de 2017.

El primer debate de la comunidad de la legislatura, el número 31 desde 1983, continuará mañana con las intervenciones de los grupos parlamentarios, a las que replicará la presidenta. El orden será grupo popular, Podemos, MÉS per Mallorca, el PI, MÉS per Menorca; Ciudadanos y Gent para Formentera-PSIB (grupo mixto), y grupo socialista.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.