29 Agosto 2016

Palma consumió en julio un 3,2 % más de agua que hace un año

por
Palma consumió en julio un 3,2 % más de agua que hace un año

El consumo de agua en Palma aumentó un 3,2 % julio respecto al mismo mes de 2015, al pasar de los 3.290.000 metros cúbicos a los 3.400.000 m3, según datos facilitados por la Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado, Emaya.

Sin embargo, ha aclarado Emaya, el incremento interanual en julio del total de agua que distribuye la empresa municipal, y que incluye la de Bunyola y otras localidades, llegó al 2,3 %, al aumentar de los 3.458.865 a los 3.538.301 metros cúbicos.

El 26 de julio se produjo una punta de consumo de 114.342 metros cúbicos, superior a la del 7 de julio del año pasado: 109.038 m3.

Estas cifras tienen relación con la elevada afluencia de turistas y visitantes y la falta de lluvias, que implica también más consumo para riego y otros usos, según ha explicado en una nota de prensa Emaya.

El 36 % de agua consumida en julio corresponde a agua desalada; el 22 % a la potabilizadora de Son Tugores; el 15 % de los embalses; el 19 % de Estremera y otros pozos, el 8 % de pozos salobres, mientras no se han utilizado las fuentes.

Emaya destaca que en julio del año pasado no se compró agua desalada ni se utilizó Son Tugores, mientras la mayoría del consumo (40 %) provino de Estremera y otros pozos: el 30 % de pozos salobres; el 28 % de embalses y el 2 % de fuentes.

Además, entre el 1 y el 11 de agosto de este año se han consumido 1.300.000 metros cúbicos, 150.000 más que los utilizados en el mismo periodo de 2015, ha añadido.

Respecto a agosto, el día 11 registró la mayor punta dentro de los primeros quince días, con un consumo de 120.206 metros cúbicos, superior al de mismo día del año anterior (107.551 m3).

La dependencia del agua desalada este año ha sido elevada, con un coste que llegará a los 8,6 millones de euros a lo largo de este año.

La extracción de los embalses hasta el 28 de agosto se sitúa en 1.324.026 m3 , cifra inferior a la del verano pasado (9.693.835 m3), dado que estas reservas se encuentran actualmente en el 33,37 %.

En las mismas fechas de 2015 se encontraban al 53,64 %. Las fuentes no manan este año por la falta de lluvias.

Sin embargo, incide Emaya, “esta situación no repercute en la calidad del agua, que sigue siendo buena y apta para el consumo por parte de la población, cumpliendo con todos los parámetros legales y sanitarios”.

Recuerda por tanto que Palma se encuentran en una “situación preocupante, por estar en prealerta por sequía en un verano de afluencia récord de turistas y visitantes”.

Las previsiones a corto plazo no son muy optimistas, ya que las lluvias del próximo otoño se prevén por debajo de la media.

Por ello la presidenta de Emaya, Neus Truyol, ha hecho un llamamiento a la ciudadanía y las empresas para que se impliquen en el ahorro y el uso eficiente del agua.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.