Medo Ambiente intensifica el control sobre el escarabajo “epitrix”

La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca ha intensificado el plan de control para evitar la entrada en Baleares del escarabajo “epitrix”, tras la propagación de esta plaga en la Península.

De hecho, este pasado mes de julio la Comisión Europea ha incluido Andalucía en la lista comunitaria de organismos de cuarentena para exportar patata después de haber detectado su presencia en algunos tubérculos, señala la conselleria en un comunicado.
[adrotate banner=”11"]

Actualmente, las islas no están afectadas por este escarabajo, lo que garantiza la exportación de la patata al Reino Unido, donde se ha generado una gran preocupación respecto de esta plaga hasta el punto que las autoridades del país impiden la entrada de productos afectados o que procedan de zonas afectadas.

Para implantar este plan se cuenta con cinco técnicos para llevar a cabo todas las inspecciones en Mallorca, cuatro de los cuales pertenecen a las asociaciones de defensa vegetal (ADV) y el quinto es un servicio externo autónomo. En el resto de las islas, los consells insulars están ejecutando las prospecciones pertinentes.

Estas prospecciones se dividen entre la patata de consumo y la patata de siembra para explotaciones agrarias y a almacenes.

Hasta el segundo trimestre de este año se han comprobado 408,1 hectáreas, que corresponden aproximadamente al 40 % de la superficie total de patatas declaradas en las Islas Baleares.

Se han analizado 687 lotes de los almacenes de patatas inscritos en el Registro de Productores, Comerciantes e Importadores de Vegetales y Productos Vegetales (ROPCIV) y de grandes superficies comerciales en Mallorca. Todos los resultados de las muestras recogidas han sido negativos.

En el año 2009 se identificó el primer brote de epitrix similaris en España en la localidad de Xinzo de Limia (Ourense). Los muestreos hechos desde el año 2010 en Galicia han confirmado que la plaga se ha extendido al resto de provincias de esta comunidad autónoma.

Además, durante las prospecciones de los años 2014 y 2015 se han producido las primeras detecciones del organismo en el Principado de Asturias y en Andalucía.

El daño que este escarabajo causa en el tubérculo es eminentemente estético y se puede eliminar quitando la piel, en la cual se observan largas galerías sinuosas de aspecto acorchado y pequeñas verrugas superficiales que no afectan a la carne de la patata, aunque las heridas provocadas para las larvas pueden convertirse en una vía de entrada para otros patógenos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here