24 agosto 2016

La renta social se incorpora a la nueva cartera básica de servicios sociales

por
La renta social se incorpora a la nueva cartera básica de servicios sociales

La renta social aprobada este año por el Govern será incluida, por primera vez, en la nueva cartera básica de servicios sociales, que se prevé comenzar a aplicar desde noviembre y hasta 2020, y que amplía los perfiles de las personas beneficiarias.

La consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, ha presentado hoy en rueda de prensa el decreto de la cartera básica de servicios sociales de Baleares para el periodo 2017-20120, que sustituye a la aprobada en 2011 y que había sido prorrogada hasta este año.

Esta cartera es el instrumento que determina el conjunto de prestaciones sociales que presta el Govern o que financia a través de convenios, estipulados por la ley; define los servicios en los que tiene competencia, establece la población destinataria, los equipamientos necesarios y las ratios profesionales, así como las formas de acceso a las ayudas, los tipos, y la entidad responsable.

Entre las novedades de esta cartera, la segunda de la comunidad, está la ampliación de perfiles de personas beneficiarias de la renta social, que en una primera fase estará dirigida solo a familias sin ingresos y con menores a cargo, que podrán recibir un máximo de 776 euros, o la diferencia hasta completar esta cantidad en el caso de que reciban otra prestación.

Para más adelante, en 2017, se prevé la incorporación de personas solas, ya que ahora solo se incluyen las que reciben una pensión no contributiva, generalmente mujeres mayores de 65 años sin otra prestación, a quienes les corresponderá la diferencia hasta completar los 428 euros, importe de la renta social para este año.

La nueva cartera básica prevé el acceso a la renta básica de todo tipo de familias y padres que no lleguen a los ingresos mínimos de subsistencia que marca la Ley de Renta Social y a las personas solas beneficiarias de una pensión no contributiva.

El importe de la renta social varía según la unidad familiar, por lo que va desde los 428 euros para personas solas; 557 euros para un adulto con un menor a cargo; 643 para dos adultos con un hijo menor; 685 para dos mayores con dos niños; y así hasta un máximo de 776 euros.

Si estas personas o familias reciben otro tipo de ayudas, la cartera básica establece que la renta social les facilitará la diferencia hasta completar las cantidades establecidas.

Santiago ha detallado que actualmente, desde la puesta en marcha de la renta social en mayo de este año, existen 181 familias titulares de la prestación, mientras hay otras 252 solicitudes pendientes de analizar, de la que cuales se prevé excluir el 60 %.

Según un estudio realizado para la renta social, en Baleares existen unas 6.000 familias sin ningún tipo de ingresos, lo que supone un indicador de pobreza.

En los primeros días de la puesta en marcha de la renta social se realizaron más de 1.100 solicitudes, sin embargo, la consellera ha admitido que han recibido menos peticiones de las esperadas, debido en parte a la mejora del empleo en las islas.

El presupuesto asignado para este año para la renta social es de 20 millones de euros, cantidad que, según Santiago, esperaba que no sería suficiente.

Otra de las novedades de la nueva cartera es la incorporación de nuevos servicios para colectivos como el de las personas con discapacidad física, con diagnóstico de salud mental y jóvenes extutelados por la Administración, y que complementan a las ya existentes.

En concreto, los nuevos servicios son de acompañamiento y de vivienda supervisada para personas con discapacidad física; y de vivienda supervisada y servicios ocupaciones para quienes tienen afectada su salud mental.

Una renta de emancipación, un servicio de vivienda para independizarse y otro de acompañamiento se incluyen entre los servicios para los jóvenes extutelados por la Administración.

Santiago ha expresado el compromiso de esta legislatura de “dejar estructurado” el sistema de ayudas para personas con enfermedades mentales, que ha sido un asunto “tierra de nadie” hasta ahora.

Por lo que su intención es comenzar a concertar cuanto antes centros ocupaciones y luego las viviendas tuteladas y acciones de emancipación para este colectivo.

El decreto, tras su publicación en el BOIB, entrará en fase de exposición pública durante 15 días, después de lo cual se incorporarán las sugerencias y mejoras o se rechazarán, para luego ser aprobado, por lo que se prevé que entre en vigor en noviembre.

Se prevé que a finales de año se incrementen las solicitudes de a renta social, ya que tras la temporada turística muchas familias se quedan sin trabajo ni ayudas.

También te puede interesar

3 Responses

  • R. Patricio 25/08/2016 en 1:01 AM

    Todo es posible, pero algunas familias necesitan ser ayudadas.

  • Todo es posible, pero algunas familias necesitan ser ayudadas.

  • Hay mucha gente que se mata trabajando por muy poco dinero más que la renta ésta. Y ya sabemos a quienes irá parar. A los de siempre que ni trabajan ni lo harán nunca. Qué fácil es tirar con pólvora del Rey.

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.