10 Agosto 2016

La Policía Nacional evita que una mujer se arroje al vacío desde un 3º piso en Ibiza

La Policía Nacional evita que una mujer se arroje al vacío desde un 3º piso en Ibiza

La Policía Nacional de Ibiza logró evitar que una mujer de 30 años se quitara la vida tras intentar, ayer a primera hora de la mañana, arrojarse al vacío.

Los hechos ocurrieron cuando el padre de la víctima, al notar que su hija no se encontraba en condiciones normales, se puso en contacto rápidamente con la Policía Nacional (091) desde la ciudad colombiana donde reside en estos momentos. A pesar de la distancia, gracias a la información que transmitió vía whatsapp al operador de la Sala del 091, se pudo localizar el domicilio de la joven y sin pérdida de tiempo se indicó a las dotaciones policiales que se desplazaran hasta allí.

Dos dotaciones de la Policía Nacional llegaron a la dirección indicada y al acceder al domicilio, observaron a una mujer sentada en una lona con las piernas colgadas hacia el vacío. Se encontraba a la altura de un tercer piso y mostraba intenciones de lanzarse.

En un primer momento, uno de los agentes mantuvo el contacto visual con la mujer desde la calle, intentando captar su atención mientras los otros tres agentes accedían al interior de la vivienda. El novio de la joven fue quien abrió el paso a las fuerzas de seguridad explicándoles que su novia había sido ingresada en el Hospital de Can Misses para ser atendida, al parecer, por ingesta de sustancias estupefacientes. La chica había escapado del hospital y al volver a su vivienda salió al exterior del balcón con intenciones desconocidas.

Los policías tomaron posiciones rápidamente al comprobar que la víctima seguía sentada en el borde del toldo, gritando. Se encontraba separada del balcón unos dos metros por lo que no podían alcanzarla desde el domicilio sin subir al toldo. Era una maniobra complicada ya que el toldo no suponía una superficie segura, sino demasiado frágil, como para soportar el peso de la chica y los agentes.

Mientras una de las agentes entablaba conversación con la mujer y la entretenía, otro policía aprovechó para descolgarse por la cornisa con intención de agarrarla. Una vez sujeta y debido a la resistencia pasiva de la víctima, el agente tuvo que ser ayudado por un compañero. Al ejercer demasiado peso sobre el toldo, se quebró la tela; pero gracias a la rápida acción conjunta de los tres agentes, lograron finalmente subir a la joven al interior del balcón. Los agentes trabajaron en equipo y consiguieron evitar males mayores tras la rotura del toldo e incluso la quiebra de la barandilla del balcón que les sostenía. Una vez puesta a salvo, los servicios sanitarios trasladaron a la mujer al hospital donde volvió a quedar ingresada.

 

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.