23 agosto 2016

Emaya retira 15 toneladas de amianto de Es Carnatge vertidos hace 8 años

por
Emaya retira 15 toneladas de amianto de Es Carnatge vertidos hace 8 años

Emaya ha retirado en los últimos días más de 15 toneladas de amianto vertidos en la zona de Es Carnatge de Palma hace unos ocho años, en una actuación que ha tenido un coste de 4.000 euros y ha sido realizada por una empresa especializada.

El vertido de este residuo peligroso, ubicado en la parte interior de este espacio natural del litoral de Palma, entre Coll den Rebassa y Can Pastilla, ha tenido un coste de tratamiento por tonelada de 173 euros, explica en una nota de prensa la Empresa municipal de Aguas y Alcantarillado.

Se trata de la única área del litoral de Palma, con excepción de Cabrera, que no está urbanizada. Su área costera está protegida (es un ANEI, Área Natural de Especial Interés) por la presencia de un importante yacimiento cuaternario y especies autóctonas, pero el interior está muy degradado especialmente por la presencia de varios vertidos.

La actuación de retirada del amianto forma parte de un proyecto global de recuperación de este espacio que impulsa el área de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal.

“Queremos recuperar se Carnatge para restaurar este espacio y para que la ciudadanía pueda disfrutar de esta zona tan valiosa del litoral de Palma, con presencia de vegetación protegida, yacimientos y elementos patrimoniales destacados”, ha señalado la presidenta de Emaya, Neus Truyol.

Además, se realiza un estudio del área, se delimitará la zona protegida de cala Pudent (el único ANEI litoral de Palma), se elabora un catálogo de bienes patrimoniales y naturales del espacio, un punto de observación de aves marinas, entre otras actuaciones.

Esta misma semana se prevé realizar otra retirada de amianto en la calle José Antonio de Cabañas del polígono de Can Valero.

El amianto, también conocido como fibrocemento o uralita, es un material considerado un residuo peligroso, que durante años se utilizó de forma masiva para la construcción de tejados, canalizaciones y tuberías, y se dejó de usar tras constatar la peligrosidad de las fibras que conforman este material.

En caso de inhalación durante la manipulación tiene importantes riesgos para la salud de las personas, como cáncer de las vías respiratorias, asbestosis y otras enfermedades respiratorias.

Por este motivo su retirada requiere unas medidas de prevención muy importantes y no la puede realizar cualquier empresa.

Emaya ha requerido los servicios de una empresa especializada con la autorización necesaria. Los operarios que han realizado estos trabajos han contado en todo momento con el equipamiento requerido para realizar esta operación.

También te puede interesar

2 Responses

  • Es que para retirar esto se necesita un permiso y pagar una burrada a una empresa derecogida de materiales peligrosos. Si a ti te pillan retirandolo te cae un multazo. Pero si está ya tirado por ahí tardan 8 añosen quitarlo, que ya no pueden sacar dinero!!

  • 8 años hace que estos restos estaban depositados en esta zona que es un ANEI, Área Natural de Especial Interés. Enhorabuena a estos grandes politicos que tenemos…

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.