Al menos 80 personas han resultado muertas en Niza (Francia) cuando un camión arremetió contra una multitud congregada para presencia los fuegos artificiales de la fiesta nacional este jueves.

El balance oficial de fallecidos es de más de 80 personas, varios de ellos niños, según ha confirmado el propio presidente de la nación, Francois Hollande, mientras que más de un centenar han resultado heridas.

El conductor del camión, único ocupante del vehículo, fue abatido por las fuerzas de seguridad tras haber recorrido unos dos kilómetros por el Paseo de los Ingleses, uno de los más emblemáticos de la ciudad mediterránea, embistiendo a su paso a todo aquel con quien se cruzaba.

El hecho se produjo poco después de las 23.00 hora local (21.00 GMT) cuando miles de personas abandonaban ese paseo tras haber asistido al clásico espectáculos de fuegos artificiales.

Tras abatir al conductor, las fuerzas de seguridad encontraron en el interior del camión varias armas y granadas y un carné de identidad correspondiente a un hombre de 31 años.

Por el momento se desconoce si el autor del ataque disparó alguna de sus armas, aunque varios de los heridos presentan heridas de bala.

Una de las primeras decisiones tomadas por el presidente Hollande ha sido prolongar en tres meses el estado de emergencia que actualmente está en vigor en el país a raíz de los atentados en París y que expiraba en principio el 26 de julio tras el final del Tour de Francia.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.