8 Julio 2016

El 50 % de los menores de Baleares ha hecho botellón en el último año

por
El 50 % de los menores de Baleares ha hecho botellón en el último año

Los menores de Baleares comienzan el consumo de alcohol poco antes de cumplir los 14 años, y entre esa edad y los 18, el 75 % de ellos ha bebido alguna vez en su vida, el 50 % ha hecho botellón en el último año y el 17,2 % se ha emborrachado en alguna ocasión.

Son datos oficiales que facilitados por la directora general de Salud Pública del Govern, Francisca Bibiloni, en la rueda de prensa “Menores, alcohol y fiestas populares”, convocada por Fapa Mallorca, en la que han estado presentes representantes de las administraciones implicadas en la materia.

Las cifras corresponden a una encuesta realizada entre estudiantes de entre 14 y 18 años durante 2014 y 2015, que han sido facilitados por el Gobierno en febrero de este año.

En relación al estudio anterior, se evidencia una caída en los porcentajes, que no es significativa, en opinión de las autoridades, mientras se mantiene la edad de inicio de consumo.

Los datos anteriores (2012-2013) indican que el 86 % de los menores de Baleares había consumido alcohol alguna vez en su vida, el 60 % había realizado botellón en el último año y el 27 % se había emborrachado en alguna ocasión.

Los datos nacionales son similares y añaden que el 32 % e los adolescentes realizan un consumo de riesgo en fin de semana, que llega al 27 % en los chicos, y al 37 % en las jóvenes, entre quienes se evidencia un incremento significativo y preocupante, en opinión de Montse Juan, de la red de profesionales en prevención de riesgos en menores, Irefrea.

Los motivos, entre otros, porque “hay muchas evidencias de que el consumo del alcohol está relacionado con las agresiones sexuales”, ya que “cuanto más se consume más posibilidad existe de ser agresor y víctima”, según Juan.

Para la profesional del Irefrea, el incremento de consumo entre las chicas las hace “más vulnerables” a varios factores de riesgo, entre ellos, a las agresiones sexuales.

Ante estos datos que apunta una “normalización” del consumo del alcohol en la sociedad, la federación de padres y madres de Mallorca (Fapa) considera que se debe insistir en el trabajo de prevención entre los menores porque “existe un problema de todos”, por lo que es necesario coordinar el trabajo con diversas entidades,

Los padres han expresado su preocupación particular por el consumo durante las fiestas populares, que suponen un valor cultural en sí mismas, pero quedan “desvirtuadas” por este consumo entre jóvenes, que llegan a normalizar “las fiestas etílicas” como un nuevo modelo de ocio.

Para Joan Marc, de la Oficina de defensa de los derechos los menores “se han dado pequeños y grandes pasos en temas de prevención” como la puesta en marcha de ordenanzas municipales para evitar situaciones como el botellón, pero se sigue detectando un “consumo activo” por parte de los menores en las fiestas.

Es necesario encontrar “soluciones conjuntas, coherentes y cohesionadas para llegar a solución eficaz”, según Gloria Ferrer de Fapa, quien junto Miguel Ángel Guerrero, considera que “hay que actuar sobre las personas y sobre el entorno social y las normas para precipitar la percepción de un cambio en los jóvenes y la sociedad en general”.

Para ello se han puesto en marcha varias actuaciones, como la impartición de charlas de prevención en los institutos, con las que se intenta evitar que los menores caigan en adicciones, donde se informa del consumo en las fiestas, como las de fin de curso, ha detallado Vicenç Martorell, del Instituto de Seguridad Pública de Baleares.

Según Pep Lluís Riera, del Instituto Balear de la Juventud, es importante seguir potenciando otro tipo de ocio entre los menores, alejado del consumo de alcohol, con el fin de dar el mensaje de que hay otras maneras de divertirse.

La Conselleria de Salud llevará a cabo este verano una campaña de sensibilización dirigida a menores de 18 años que acuden a las fiestas populares para un consumo responsable, así como recomendaciones asociadas al consumo e información de los riesgos (coma etílico, agresiones sexuales, accidentes, adicción, cáncer, problemas de salud mental, entre otros).

Además, se ha conformado, desde hace cuatro años, una plataforma “para un ocio de calidad”, que está en proceso de conformación jurídica con el fin de hacerla más efectiva, ha detallado Bibiloni.

Mientras tanto, “pedimos a toda la sociedad que asuman sus responsabilidad, no es una opción, es una obligación como adultos responsables”, ha reclamado Ferrer.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.