Dos mujeres y un hombre han ingresado en prisión acusadas de cometer una treintena de hurtos en Ibiza y a quienes se les ha incautado 27 teléfonos móviles de última generación y tabletas electrónicas, ha informado hoy la Guardia Civil en un comunicado.

La mayoría de los robos tuvieron lugar en la Platja d’en Bossa y los arrestados formaban una banda compuesta por un hombre de 40 años y dos mujeres de 23 y 18 años, todos ellos rumanos.

También les han sido intervenidos relojes y prendas de vestir y otros enseres que hurtaban en los comercios de la zona. El valor de lo sustraído se cifra en torno a los 13.000 euros.

Según ha informado la Guardia Civil, los arrestados aprovechaban los descuidos de los turistas en la playa para robarles sus pertenencias, especialmente en las zonas cercanas a locales de ocio y en horario de tarde y de noche.

Desarrollaban su actividad delictiva desde mediodía hasta altas horas de la madrugada, actuando de forma muy organizada.

Después ocultaban los objetos sustraídos en una bolsa y lo enterraban bajo tierra a escasos metros de donde se encontraban acampados.

Una de las detenidas ya fue arrestada el pasado 30 de junio en el aeropuerto de Ibiza cuando pretendía viajar con destino a Rumanía con 26 teléfonos y cerca de 2.000 euros en efectivo.

Hasta la fecha se han podido localizar a una decena de perjudicados, a quienes se les han devuelto sus pertenencias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.