La asociación para la rehabilitación de los centros antiguos, Arca, ha calificado de “agresión” la técnica utilizada por Cort para borrar las pintadas políticas del casal del siglo XVIII de Can Oliver, ya que considera que no se ha llevado a cabo de forma correcta.

Según explica en una nota de prensa, no se ha respetado la ficha del catálogo de edificios protegidos ni se han seguido los criterios internacionales de restauración, que indican que “en ningún caso se puede repintar sobre un soporte original”.

Añade que “estos trabajos no han sido ni controlados ni vigilados por un técnico en restauración”.

Además, según las directrices de intervención de la ficha de catálogo las fachadas del edificio se deben “conservar y adecentar” y “mantener sus características tipológicas”, como no ha ocurrido en este caso, según Arca.

Las pintadas han sido borradas con una capa de pintura, de distinto color al de la piedra, con lo que se evidencian las diferencias entre ambas partes.

Ante esta situación, Arca pide que se ponga remedio a “este despropósito”, ya que si las pintadas políticas o en contra de los turistas en Palma son una agresión al patrimonio de la ciudad, también lo es “la pintada gris que se ha hecho sobre la piedra para tapar las pintadas”.

“Pedimos la restauración de la piedra en condiciones”, concluye

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.