1 Junio 2016

Un directivo de Sa Nostra pagará 34 millones por inversión inmobiliaria negligente

por
Un directivo de Sa Nostra pagará 34 millones por inversión inmobiliaria negligente

Un ex consejero delegado de Invernostra, la inmobiliaria de la antigua caja de ahorros Sa Nostra, ha sido condenado a pagar 34,2 millones de euros por el daño causado por su “actuación negligente” al impulsar una operación inmobiliaria fallida en Miami y Las Vegas.

El juez de refuerzo del juzgado de lo mercantil 2 de Palma, Fernando Romero, ha sentenciado que el exdirectivo obvió las actuaciones “exigibles conforme a la diligencia que debe observar un ordenado empresario, y que es inherente al cargo”.

La denuncia había sido presentada por el banco BMN, en el que se integró Sa Nostra, como perjudicado por una operación de la que también responsabilizó a otro ex alto cargo de la caja que ha sido absuelto por prescripción, dado que la acción judicial se inició más de cuatro años después de que hubiera abandonado ese cargo.

El juez Romero describe en su sentencia que el ex consejero delegado de Inversnostra impulsó sin garantías la operación inmobiliaria, consistente en la financiación de la construcción de dos torres de pisos en Miami y una en Las Vegas mediante la adquisición de participaciones en la empresa promotora que luego iban a serle recompradas.

El condenado “no se aseguró de que la sociedad en la que Invernostra iba a comprar el 25 % de sus participaciones por 50 millones de dólares (…) fuera en realidad titular de los tres solares donde se proyectaba construir los edificios”.

“No comprobó qué sociedades estaban gestionando los tres proyectos inmobiliarios que en teoría debían ser gestionados” por la empresa promotora o sus filiales, detalla el juez, que subraya también que “no hizo nada” para saber si esa sociedad disponía de fondos para abordar los proyectos.

Tampoco comprobó si los dos promotores que garantizaron con su patrimonio personal la operación que propusieron a Invernostra disponían en realidad de ese patrimonio ni evaluó la viabilidad de los tres proyectos inmobiliarios, incide el juez mercantil.

Añade que si el condenado “hubiera llevado a cabo estas actuaciones, Invernostra nunca habría aprobado la inversión en el Proyecto Brickell (nombre de la operación) en los términos en los que se hizo”.

La aprobación se basó en “supuestos de hecho que eran distintos de la realidad, y que además no se correspondían con lo expuesto en las presentaciones del proyecto al comité de dirección de Sa Nostra”, en agosto de 2007, expone el juez Romero.

La operación se frustró definitivamente a finales de 2008 e Invernostra confirmó el incumplimiento de los promotores que la embarcaron en el proyecto y la imposibilidad de recuperar los 50 millones de dólares en 2009.

Los 34,2 millones de euros que deberá pagar el exdirectivo condenado incluyen 32,6 millones en concepto de daño a la entidad financiera y 1,6 millones por el perjuicio ocasionado por la indisponibilidad de esos fondos.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.