30 junio 2016

Salud Pública inspeccionará los alimentos en 1.600 bares y hoteles

por
Salud Pública inspeccionará los alimentos en 1.600 bares y hoteles

El Servicio de Seguridad Alimentaria y Nutrición de la Dirección General de Salud Pública tiene previsto inspeccionar 1.600 bares, restaurantes, comedores colectivos, hoteles y otros establecimientos turísticos de Baleares entre julio y septiembre para garantizar la higiene de los alimentos.

Las inspecciones tratan de evitar los brotes alimentarios, de los que el año pasado se produjeron 18 en Baleares, que afectaron a 387 personas, de las que tres tuvieron que ser ingresadas en el hospital, ha informado la Conselleria de Salud en un comunicado.

La campaña de inspecciones está dirigida a verificar que las instalaciones son idóneas y que se mantienen en un estado adecuado de orden y de limpieza. Asimismo, se controlarán las prácticas higiénicas de los manipuladores y si reciben periódicamente la formación necesaria que garantiza un alto conocimiento de los conceptos de higiene de los alimentos.

También se controlará que los alimentos provienen de un proveedor autorizado, que están correctamente identificados y etiquetados y que se utilizan de acuerdo con lo que indica su etiquetado.

Especialmente se revisará la preparación de las comidas, el control de las temperaturas de almacenamiento y servicio, y el resto de condiciones higiénico-sanitarias de los establecimientos.

Las inspecciones se concentrarán en los establecimientos de riesgo alto y tendrán en cuenta el historial de cumplimiento de l legislación por parte de las empresas, el resultado de los controles de años anteriores y cualquier dato que pueda indicar un incumplimiento.

Entre las principales deficiencias detectadas en las campañas anteriores destacan las malas prácticas de manipulación e higiene; deficiencias estructurales de cocinas y almacenes; no estar inscritos en los registros sanitarios correspondientes, y deficiencias en el origen, el etiquetado y la trazabilidad de los alimentos.

Los 18 brotes alimentarios detectados en 2015 suponen 7 más que en 2014 y son más que la media anual del quinquenio 2010-2014, que fue de 10 brotes.

De los 18 brotes, 11 se registraron en Mallorca y 7 en las Pitiusas; 17 se asociaron a ámbitos colectivos y sólo uno fue familiar. A 12 brotes se asignó etiología infecciosa; uno lo ocasionó un agente tóxico, y en el resto no se pudo determinar.

Un total de 14 brotes se asociaron al consumo de alimentos y 1 tuvo origen hídrico. En 3 brotes no se pudo aclarar el origen.

Entre los factores que contribuyen a la aparición de toxiinfecciones, la Conselleria advierte de la utilización de productos de procedencia dudosa, no autorizada o caducados; el almacenamiento defectuoso; las temperaturas inadecuadas; la cocción a temperaturas más bajas que las necesarias para destruir los microorganismos, y un tiempo de conservación demasiado largo.

También influyen la falta de adecuación entre la temperatura y el tiempo de conservación, la falta de higiene de los locales, utensilios y cualquier objeto que puede estar en contacto con los alimentos, el incumplimiento de las normas de manipulación de alimento y la elaboración inadecuada.

La formación insuficiente del personal, la utilización de agua no potable y los sistemas de eliminación de basuras insuficientes también son factores que favorecen los brotes.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.