Imagen de archivo

El Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) ha condenado a Ports de les Illes Balears y Acciona a indemnizar con 24.751 euros al propietario de un Porsche Carrera por los daños que sufrió el deportivo cuando salió despedido al topar con un badén que no estaba señalizado en el Puerto de Andratx.

La sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJIB ha estimado parcialmente el recurso interpuesto por el conductor contra una sentencia de primera instancia que rechazó su reclamación contra la entidad gestora de los puertos autonómicos, la empresa que instaló el badén y el Ayuntamiento de Andratx.

El conductor afectado reclamó en enero de 2001 a la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas una indemnización de 49.503 euros por los daños y perjuicios materiales causados en su deportivo tras colisionar contra un reductor de velocidad situado en la Avenida Gabriel Roca del Puerto de Andratx.

La sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Palma desestimó la reclamación, consideró demostrado el reductor de velocidad ni estaba señalizado ni cumplía los requisitos exigidos por la normativa aplicable pero consideró que la entidad de los daños se debía a que el vehículo circulaba a excesiva velocidad.

El conductor recurrió por error de valoración de la prueba e impugnó la apreciación de la jueza de que el siniestro se debió a la conducta de la víctima y a un exceso de velocidad, basándose en informes y declaraciones judiciales, y alegó que respetando el límite máximo de 40 km/h permitido en la zona no se hubiera impedido el impacto violento.

Según el demandante, los daños se debieron a que sobrepasó un reductor de velocidad instalado en un cambio de rasante sin estar señalizado y sin cumplir las dimensiones legales, salió despedido y colisionó con el asfalto, ya que el vehículo deportivo tiene un sistema corto de amortiguación.

La sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJIB considera incontrovertido que el badén para reducir la velocidad no estaba señalizado el día del siniestro y además no era homologable al no cumplir los requisitos que establece la orden del Ministerio de Fomento dedicada a estos dispositivos.

La sala considera que el accidente se produjo al pasar el vehículo sobre el reductor sin percatarse de su existencia y a más velocidad de la permitida.

Destacan que “podría haberse evitado” si hubieran actuado Ports de les Illes Balears y el ayuntamiento adoptando suficientes medidas de advertencia sobre la irregularidad en el pavimento y ajustándolo a las medidas reglamentarias.

El TSJIB considera responsable de la deficiencia a Ports de les Illes Balears como titular de la vía, al Ayuntamiento de Andratx como competente en materia de ordenación del tráfico e infraestructuras viarias y a la empresa contratada por el consistorio para instalar el badén que debería conocer las limitaciones de estas estructuras.

Sin embargo, el tribunal señala que no puede pronunciarse contra el Ayuntamiento de Andratx porque por error en la demanda se mencionó al de Llucmajor.

El tribunal considera que el exceso de velocidad del conductor interfirió en el suceso, por lo que incide en una moderación de la cuantía indemnizatoria, porque le es exigible la precaución al conducir.

La sala ha revocado la sentencia inicial y ha condenado solidariamente a Ports y Acciona a indemnizar al conductor con la mitad de lo que reclamaba.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.