19 Junio 2016

El “Homo des Bé” anuncia la llegada de las fiestas de Ciutadella

por
El “Homo des Bé” anuncia la llegada de las fiestas de Ciutadella
FOTO: EFE/David Arquimbau

Lleva meses preparándose. Joan Allès Truyol se ha entrenado caminando descalzo para formar el callo que hoy le permitirá recorrer las calles de Ciutadella durante todo el día sin ningún tipo de calzado y con un cordero a las espaldas.

Encarnar al “Homo des Bé” es todo un privilegio, un encargo que no se olvida jamás. Allès, de 32 años, ha sido designado por su cuñado, el payés de la finca de Binigafull, quien este año será el “caixer pagès”.

En las últimas semanas los preparativos se han intensificado. El cordero ha sido lavado, peinado y adornado con esmero y las pieles que hoy luce Allès se han cosido a medida.

La fiesta comenzó ayer por la noche con la llamada “Vetla des Bé”. El cordero, más blanco que nunca, ha sido adorado por “ciutadellencs” y visitantes hasta altas horas de la madrugada, en este primer paso de las fiestas ecuestres de Sant Joan.

Eso no ha impedido que a las 9.00 horas Sebastià Salord haya hecho sonar el “fabiol”, una tonadilla que da inicio a una jornada muy esperada: el “Diumenge des Bé”.

Esta tradición, que se vive cada año con emoción contenida en Ciutadella, tiene lugar siempre en casa del “caixer senyor”, un cargo que representa a la nobleza y que durante el bienio 2016-2017 desempeñará Llorenç de Salort.

Cientos de personas esperaban oír las notas del fabiol a través de los balcones abiertos de la Casa Salort, en la calle Sant Antoni. El silencio era abrumador hasta que Sebastià Salord lo ha rasgado por fin y se han vivido auténticas explosiones de júbilo.

A lo largo de toda la jornada de hoy, el “Homo des Bé”, que representa a San Juan Bautista, recorrerá las calles del núcleo histórico de Ciutadella acompañado por los miembros de la Junta de Caixers y el fabioler. Su cometido es claro: anunciar la inminente llegada de las fiestas de Sant Joan.

Con cruces rojas en pies y manos, Allès visitará 105 casas de municipio, así como el Ayuntamiento y el Palacio Episcopal, entre otros edificios emblemáticos. La celebración se prolongará durante más de doce horas y finalizará con la tradicional “beguda” que ofrece el “caixer casat”, José Pons Monjo

También te puede interesar

One Response

  • Y los animalistas y pacman no se quejan de.maltrato aki, el estres de los caballos, o es pq estan de botellon y pomada y no lo kieren ver…..hipocresia sin fin

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.