Una turista holandesa ha tenido que ser rescatada después de que se fracturara una pierna durante una excursión que no puede calificarse sino como de imprudencia extrema.

La mujer formaba parte de un grupo de cinco personas -todos holandeses- que hacían la ruta Deyá-Cala Deyá en ropa y zapatos de andar por calle y sin agua. Para complicar aún más las cosas, se han desviado del camino y se han adentrado en una zona rocosa y no se ha necesitado mucho más para que sucediera lo que está escrito en cualquier manual de senderismo, accidente a la vista.

Así, una de las componentes del grupo ha acabado por resbalar y ha sufrido un esguince de tobillo que le ha impedido continuar la marcha (si bien en un principio parecía que había sido más grave y lo tenía fracturado).

Tras avisar de lo sucedido se ha activado el protocolo de rescate de montaña y el Grupo de Montaña de la Guardia Civil, apoyados por los Bomberos de Mallorca y la Policía Local de Deyá se han desplazado de inmediato a la zona y han comenzado la búsqueda aunque el rescate se ha prolongado durante horas pues no daban con ellos, al haberse desviado del camino.

Finalmente han sido localizados y una ambulancia de Sóller ha trasladado a la herida hasta un centro hospitalario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.