El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, ha dicho este viernes en Palma, junto a la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, que si quitan “el absurdo” de prohibir las esteladas, estará “encantado de ir a la final de la Copa del Rey”.

Ante los medios de comunicación, Puigdemont ha expresado que “tenía previsto asistir” pero considera la prohibición de la bandera independentista “un problema democrático” por lo que “no” puede “avalar” con su presencia que se ataque “un derecho fundamental como es la libertad de expresión”.

Por su parte, Armengol se ha manifestado en un sentido similar y ha dicho que esta decisión es “un error político que crispa, cuando lo prioritario es llegar a acuerdos”. “Así ni se entiende ni se convence”, ha expresado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.