La Audiencia condena a multa a los responsables de UM de beneficiar con fondos públicos a Farrús

Jacinto Farrús

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a penas de prisión, que serán sustituidas por multa, a los exdirigentes de Unió Mallorquina (UM) Francesc Buils y Miquel Àngel Flaquer tras declararse culpables de concertarse con el empresario de la comunicación Jacinto Farrús -quien también ha sido sentenciado- a fin de que sus empresas se vieran beneficiadas por la Administración.

Se trata de unos hechos enmarcados en la pieza diez del denominado caso Voltor, por la que hasta diez personas se han sentado este martes en el banquillo, de las que finalmente han sido condenadas nueve: las acusaciones han retirado las imputaciones que pesaban sobre el exconseller de Deportes del Govern Mateu Cañellas.

En lo que a las penas se refiere, Flaquer ha sido condenado a una multa de 8.100 euros, mientras que Buils deberá abonar 2.160 euros. Por su parte, Farrús deberá pagar 20.520 euros. Entre los demás inculpados se encuentran el exdirector gerente del Inestur Antoni Oliver (multa de 3.360 euros), la jefa de área Luisa Tortella, el responsable económico de la empresa pública Álvaro Llompart (3.840) y varios administradores vinculados a las empresas de Farrús.

Los procesados han admitido haber incurrido en delitos continuados de fraude a la administración, prevaricación, cohecho pasivo impropio, cohecho activo y destrucción de documentos, mientras que se les ha retirado las acusaciones por malversación de caudales públicos.

Según el acuerdo de conformidad alcanzado por las partes, tanto Buils como Flaquer idearon un plan dirigido a retribuir a Farrús mediante contrataciones amañadas desde el Instituto de Estrategia Turística (Inestur), a la vez que las mercantiles del empresario pagaban a trabajadores que en realidad hacían labores a favor de UM. Los acusados decidieron así que unos financiarían de manera encubierta al partido y a cambio serían retribuidos con contratos de la Administración.

Las investigaciones sitúan a Farrús, quien fue detenido y puesto en libertad bajo fianza de 100.000 dentro de esta causa, como figura clave en el entramado de adjudicaciones realizadas, y le relacionan con 21 sociedades en la que consta como administrador o apoderado y en otras 120 mercantiles de las que ha formado parte. Así, le vinculan no sólo con las licitaciones del Inestur sino también de otras esferas del Govern, tal y como consta en el amplio sumario del caso.

Según el acuerdo de este martes, Buils y Flaquer dieron a los acusados vinculados al Inestur las órdenes oportunas para que favorecieran a las mercantiles de Farrús, principalmente a Marxant Balear, de la que era administrador único. “Dado que esta sociedad era la empresa matriz del grupo Marxant Consulting, el trato de favor se extendió a todo el grupo de empresas”, señala el escrito rubricado por defensas y acusaciones.

Los hechos se centran principalmente en la convocatoria de un concurso sobre ‘benchmarking’ -turismo de congresos y reuniones-, por un importe de 360.000 euros (417.000 euros con IVA), al que se presentaron un total de 13 licitantes y que fue manipulado con el objetivo de beneficiar a la UTE formada por THR y Tourin Consulting, vinculadas a Farrús.

Se trata de unos hechos que denunció en su día la administradora única de la mercantil Cubic Asesoramiento Empresarial SLP, Margarita Munar, con cuya denuncia se iniciaron las pesquisas en torno a estos hechos, al haber resultado perjudicada en el concurso. La empresa, que ejerce la acusación particular, ha renunciado a las acciones penales tras ser indemnizada con entre 50.000 y 60.000 euros por el perjuicio causado.

En otras ocasiones, en los procedimientos en los que licitaban las empresas del grupo Marxant, éstas invitaban a su vez a otras mercantiles para concurrir a los concursos y de este modo “cubrir el expediente”.

REGALOS Y PREBENDAS

De forma paralela, el conglomerado propiedad de Farrús efectuaba regalos y prebendas con el compromiso de Buils y Flaquer, que ostentaban cargos en el Consell de Mallorca, de otorgar “de manera arbitraria” a las mercantiles del empresario adjudicaciones y contratos.

De hecho, según el acuerdo, Farrús pagó directamente, a través de sus empresas, material para el acondicionamiento de lugares en los que iban a tener o habían tenido lugar encuentros y actos electorales de UM, toda vez que, a instancias de Flaquer y con el objetivo de favorecer económicamente y de forma fraudulenta al partido, contrató a través de su sociedad CBM Network a varios empleados que puso a disposición de la formación, “acordando que cuando fuera posible se le compensarían desde la administración esas aportaciones”. De esta forma, hasta 86.346 euros fueron pagados de manera oculta a UM por CBM Network.

CONFESIONES DEL EXCONTABLE DE UM

Se da la circunstancia de que, en el marco de esta pieza, el excontable de UM y exjefe del área económica del Instituto de Estrategia Turística (Inestur), Álvaro Llompart, también acusado, reveló que la exdirigente histórica del partido, Maria Antònia Munar, ordenó a través de un exsocio de Farrús beneficiar a éste con 3,5 millones de euros a través de proyectos públicos como recompensa a “toda la ayuda” que había prestado a UM durante la campaña electoral de 2007, como la compra de votos en favor de la formación.

Se trata de uno de los datos que arrojó Llompart en torno a la supuesta financiación ilegal del partido y que puso de manifiesto el imputado en una de las comparecencias voluntarias que realizó en dependencias de la Fiscalía en aras de colaborar con los investigadores. Las revelaciones de Llompart dieron lugar a la apertura, en el marco del caso Voltor, de esta pieza separada.

2 Comentarios

  1. Esas multas son imán para los delincuentes de despacho. Si sale bien, un pellizco de los buenos. Si sale mal, 4 fotos y 2.160 €. Denigrante ejemplo de la justicia que cada vez lo es menos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here