31 Mayo 2016

Denuncian que Cort obliga a la Policía Local a dar “prioridad exclusiva” a los turistas

Denuncian que Cort obliga a la Policía Local a dar “prioridad exclusiva” a los turistas

El sindicato mayoritario dentro de la Policía Local de Palma, el CSIF, ha denunciado que Cort está obligando a la Policía Local a centrarse en temas de seguridad ciudadana referidas al turismo cuando este cuerpo no presenta ni los “medios ni las garantías” para ello. Además, explican, ello provocará que “muchos lugares de nuestra ciudad se verán desatendidos, dando prioridad exclusiva a las zonas turísticas”.

Según explican desde el Sindicato, Palma y sus zonas costeras se han convertido en uno de los principales destinos turísticos del mediterráneo, viéndose en la obligación de tener que asumir un importante crecimiento de la población, de hecho, se espera que durante esta temporada acojamos a más de 13 millones de turistas (teniendo en cuenta que la población de toda la isla de Mallorca es de 1 millón de habitantes aproximadamente), lo que supone un enorme reto en cuanto a seguridad ciudadana se refiere.

La línea marcada por el nuevo consistorio del Ayuntamiento de Palma suponía una mayor presencia policial en los barrios (policía de proximidad y policía comunitaria), más efectivos encargados de la vigilancia del tráfico rodado, y por el contrario, ir reduciendo las unidades de Seguridad Ciudadana, atendiendo que esta competencia es exclusiva de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Sorprendentemente, el Ayuntamiento presentó a los sindicatos el “Recolzament Operatiu Estiu 2016 S.E.T.U.R.” el cual supone un gran incremento de efectivos de la Policía Local de Palma destinados a garantizar la Seguridad Ciudadana de los turistas que visitan nuestra ciudad, apoyándose en que tal requerimiento se basa en la “nula” presencia de los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, debiendo por ello, asumir esa falta de cobertura, cuando la función de las policías locales es la de colaborar en dicha materia.

La Policía Local de Palma, pese a vivir actualmente momentos difíciles (Cuerpo sin Jefatura, debiendo ser asumida ésta por un componente de la escala técnica de forma accidental, cuerpo desmotivado, señalado, bajo sospecha, desprestigiado públicamente y constantemente caricaturizado ), ahora se ve en la obligación de garantizar la Seguridad Ciudadana de uno de los destinos turísticos más visitados a nivel mundial.

Tal situación se ve agravada por el hecho de que el Ayuntamiento de Palma ha tomado la decisión de crear la citada unidad de forma unilateral, desatendiendo las peticiones de los sindicatos y obligando a la gran mayoría de efectivos a prestar sus servicios en la misma, modificando sus condiciones laborales, las cuales afectan a su vida profesional y personal.

Además, esta obligación impuesta por el Ayuntamiento, ha conllevado al desmantelamiento de otras unidades que estaban destinadas a prestar sus servicios en pro de la propia ciudadanía de Palma y sus residentes, hecho que conlleva a que la Seguridad Ciudadana, vigilancia del tráfico y del cumplimiento de las Ordenanzas Municipales de muchos lugares de nuestra ciudad se verá desatendida, dando prioridad exclusivamente a las zonas turísticas.

Aparte de lo anterior, hay que hacer mención a que la Seguridad Ciudadana es un aspecto que debe llevarse a cabo con todas las garantías y medios que sean necesarios para ello, no sólo con los ciudadanos, sino también con los propios agentes encargados de llevarla a cabo, aspectos de los que la Policía Local de Palma carece actualmente (no hay recursos materiales ni partidas económicas para adquirirlos).

Otro aspecto a tener en cuenta es el modelo policial que demanda nuestra ciudadanía, haciendo constar que el centrarse únicamente en la Seguridad Ciudadana (competencia que no es propia de las policías locales) va en detrimento de otros muchos aspectos demandados y, que de una forma paralela, aumentan esa sensación de seguridad que nuestros ciudadanos exigen.

Añadir que el hecho de “obligar” a prestar ese servicio, supone un enorme detrimento en la realización del mismo, ya que todas aquellas funciones impuestas, conllevan una mala prestación de las mismas, lo que repercute finalmente sobre el usuario final, ya sea residente o turista.

El programa electoral del actual equipo de gobierno estaba totalmente orientado al acercamiento del policía al ciudadano y sus barriadas, resultando que todas las actuaciones que se están llevando a cabo desdicen lo que la Regidora de Seguridad Ciudadana –Angélica Pastor- se ha vanagloriado desde su nombramiento en todos los medios, lo que conllevará un gran perjuicio, tanto para el ciudadano como para los propios agentes.

También te puede interesar

25 Responses

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.