Baleares es la región que más sube el precio de la vivienda frente al año pasado, hasta un 4,22%

La vivienda de segunda mano en Baleares en abril de 2016 tuvo un precio medio de 2.127 euros por metro cuadrado, lo que supone un repunte del 4,22 por ciento en relación con el mismo periodo del ejercicio anterior, el incremento regional más pronunciado.

Asimismo, estos datos suponen un ascenso del 1,05 por ciento frente al pasado mes de marzo, el cuarto repunte más intenso del país.

En concreto, Baleares fue la segunda autonomía más cara del país, situada únicamente por detrás de País Vasco (2.846 euros por metro cuadrado).

En el ámbito provincial, Baleares fue la cuarta más cara, por detrás de Guipúzcoa (3.152 euros por metro cuadrado), Vizcaya (2.757 euros por metro cuadrado) y Álava (2.205 euros por metro cuadrado).

Por su lado, Palma de Mallorca ha ocupado el séptimo lugar en el ranking nacional de subidas mensuales, repuntando un 0,75 por ciento. De un año a otro, fue la cuarta capital española que más incrementó sus precios, arrojando un ascenso del 5,55%.

Con 2.085 euros por metro cuadrado en abril de 2016, Palma de Mallorca fue la novena capital de provincia más cara.

DATOS NACIONALES

En cuanto a la vivienda de segunda mano a nivel nacional, en abril de 2016 registró un precio medio de 1.552 euros por metro cuadrado, arrojando una subida mensual del 0,06 por ciento. De un año a otro, el repunte fue del 1,64 por ciento.

En opinión del director general de pisos.com, Miguel Ángel Alemany, el mercado de la vivienda sigue avanzando gracias a la confluencia entre la oferta y la demanda. “Vendedores y compradores se encuentran cómodos defendiendo sus respectivos intereses, que han dejado de ser tan divergentes”.

En lo que respecta a la financiación, el responsable del portal inmobiliario asegura que “la demanda busca una experiencia hipotecaria estable, con cuotas sin sobresaltos, y aunque el Euríbor está en mínimos históricos, va dejándose convencer cada vez más por la seguridad del tipo fijo”. Este cambio en la actitud del comprador está en la línea de lo aprendido en estos años de dificultades: “La crisis ha fortalecido la cultura del ahorro”, estima Alemany, por lo que “aquellos que tienen en mente la compra de una vivienda, se preparan a conciencia para que la operación tenga éxito y no ponga en riesgo sus finanzas a largo plazo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here