La actividad ha estado dirigida por la Consellería de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca, en colaboración de la Fundación Palma Aquàrium i Amics de la Tierra, señala en una nota de prensa el departamento autonómico.

Los participantes, que han actuado en el litoral y puntos estratégicos de la isla, han convertido la jornada de voluntariado ambiental en una actuación de concienciación sobre el peligro que los residuos marinos representan para la biodiversidad.

Una de las actividades más aplaudida ha sido la suelta de dos tortugas marinas, Nerea y Óssa, que han sido rehabilitadas, en Palma Aquàrium, el centro de recuperación de especies marinas de la Consejería.

La jornada ha sido posibles gracias a también a la colaboración de los centros de buceo Aventura IB y Mar Balear y la asociación Protemar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.