Urdangarin.- Gerardo Camps afirma que no recibió “ninguna instrucción” de Francisco Camps sobre el Valencia Summit

El exconseller de Economía y Hacienda de la Generalitat Valenciana y expresidente del consejo de administración de la Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) Gerardo Camps ha subrayado que no recibió “ningún encargo” ni “ninguna instrucción” del exmáximo mandatario Francisco Camps de cara a la negociación de los denominados Valencia Summit, por cuyas tres ediciones el Instituto Nóos percibió más de tres millones de euros cuando el coste real de los eventos habría sido de unos 900.000.

Así lo ha puesto de manifiesto nada más iniciarse, pasadas las 10.50 horas, su declaración como testigo en el juicio del caso Nóos, en la que ha aseverado que Camps era la única persona, por el organigrama de la Generalitat, que le podía haber ordenado que se reuniese con alguno de los responsables de Nóos a fin de “tener un grado de conocimiento de tal o cual persona. Nadie se dirigió a mí para hablarme de ello”.

Del mismo modo, el exconseller ha negado que le participasen información alguna respecto a una reunión entre Iñaki Urdangarin, su exsocio Diego Torres, Francisco Camps y la exalcaldesa de Valencia Rita Barberà, que según Torres se celebró en el Palacio de la Zarzuela para abordar el proyecto del Valencia Summit y exponer los objetivos perseguidos por la entidad entonces presidida por el exduque de Palma.

En concreto, Torres sitúa el encuentro el 29 de enero de 2004, casi nueve meses antes de que fuese firmado el convenio para la celebración del Valencia Summit.

Por otro lado, Camps ha sido interpelado acerca de un correo en el que el exasesor en la Secretaría Autonómica de Eventos y Proyectos y del Comisionado para la Copa América en el gabinete del presidente de la Generalitat, Nicolás Figueras, trasladaba órdenes directas a la responsable de gabinete del director general de Cacsa, Carmen Descals, procedentes de Gerardo Camps.

En concreto, en el email, fechado el 30 de septiembre de 2005, Figueras señalaba: “Carmen, las directrices del conseller fueron claras, hacer lo que haga el Ayuntamiento, por lo que si hay que incluir el tope de suplidos se incluyen”.

Al respecto, el testigo ha recordado que las relaciones con el Instituto Nóos las llevaban por parte del comisionado de la Copa América, “con independencia de la parte que le correspondiera a Cacsa”, y “ahí se tomaban las decisiones”.

Una respuesta que ha llevado al fiscal anticorrupción Pedro Horrach a preguntarle “cómo podía Figueras dar el visto bueno” y si el entonces director general de Cacsa, José Manuel Aguilar, “era una pura figura decorativa”, Camps ha respondido que no pero, tras negociarse el evento con Figueras, Nóos y la Fundación Valencia Turismo Convention Burear (FTVCB) “fueron los que lo impulsaron”.

“Cacsa lo que tenía era la obligación de comprobar que se cumplían todos los requisitos legales. Era el procedimiento habitual de toda sociedad pública”, ha abundado el diputado, quien ha aseverado, respecto a la naturaleza jurídica de esta entidad, que la Ciudad de las Artes y las Ciencias “no tiene ningún interés lucrativo ni está para ganar dinero aunque reciba fondos de entidades privadas. Todas las sociedades públicas pueden adoptar forma de sociedad mercantil”.

Camps también ha sido preguntado sobre si ha tenido algún problema con el que fuera secretario autonómico de Eventos Luis Lobón, quien, en su declaración como acusado, afirmó que discutió con el exconseller los detalles del convenio de los Summit, a lo que Camps ha respondido no tener “ningún problema con él”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here