Un conductor ebrio se sube a la acera y se empotra contra la fachada de un edificio en Palma

Un joven conductor en estado ebrio ha sido detenido esta madrugada tras conducir de manera temeraria y acabar empotrado contra la fachada de un edificio en las avenidas.

Los hechos han tenido lugar sobre las 5:30 horas de la madrugada y, según ha relatado un motorista testigo de lo ocurrido, a la altura de la intersección entre el Paseo Mallorca y las Avenidas el coche le ha rebasado a toda velocidad y ha seguido adelantando tanto por la izquierda como por la derecha al resto de vehículos que circulaban.

Al llegar a la Plaza de España, el motorista ha visto que el vehículo estaba parado ante el semáforo y pegado a la acera, así que ha creído que no continuaría la marcha por lo que, al ponerse en verde el semáforo, ha continuado su camino.

Sin embargo, unos segundos después ha podido oír un motor muy acelerado detrás suyo y por el espejo retrovisor ha comprobado que se trataba del mismo vehículo que volvía a las andadas, por lo que se ha apartado y le ha dejado pasar.

Un conductor ebrio se sube a la acera y se empotra contra la fachada de un edificio en PalmaEl turismo ha vuelto a adelantarle y entre nuevas eses y adelantamientos temerarios ha llegado hasta la altura del edifico de la Banca March, momento en que el conductor ha acabado por perder el control del mismo y subirse a la acera, donde ha golpeado contra un árbol y se ha empotrado contra la fachada de un edificio.

El motorista se ha detenido entonces para comprobar el estado del conductor pero este le ha espetado con una amplia sonrisa en los labios: “esto pasa porque tengo los neumáticos muy inflados y me ha patinado el coche”.

Hasta el lugar han llegado de inmediato una patrulla de la Policía Nacional que se hallaba por la zona y varias dotaciones de la Policía Local y de ambulancias que han atendido al joven y le han practicado la pertinente prueba de alcoholemia en la que ha cuadruplicado la tasa permitida.

Si bien el accidente ha quedado en un susto, la cosa podría haber terminado muy mal pues a pocos metros del punto en que se ha producido hay paradas de autobuses y en una de ellas había al menos cinco personas esperando.

17 Comentarios

  1. Lo malo de todo esto es que el chaval seguro que no aprende la lección. Lo único que entendería es que le diesen de hosti… por ser tan energúmeno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here