14 marzo 2016

Nóos: pactos, secretos y mentiras

Nóos: pactos, secretos y mentiras

Sigo con el tema del caso Nóos pues, tal y como predije, el juicio da – y seguirá dando – mucho de que hablar.

Tras haber declarado los principales implicados y salir a la luz trapos sucios, traiciones y hasta infidelidades matrimoniales, podemos ir dejando de lado los temas de prensa rosa para extraer algunas conclusiones más serias.

La primera, es que parece obvio que la gran mayoría de los acusados han cerrado pactos con la Fiscalia y se han avenido a colaborar a cambio de algún tipo de beneficio para su caso en concreto.

Todo apunta a que uno de los primeros en hacerlo ha sido el anterior Director General de Deportes, “Pepote” Ballester, quien ha asegurado ante el Tribunal cómo fue “utilizado por la trama” de Matas, Urdangarín y Diego Torres para que, a través de él y de la Conselleria de Deportes, se otorgaran una serie de subvenciones y adjudicaciones de manera irregular.

La respuesta de Urdangarín a las palabras de “Pepote” ya son un clásico: “Lo crujo”, le dijo a la Infanta cuando ésta aún intentaba calibrar el alcance de la acusación que se había vertido sobre su cónyuge.

Otra de las anécdotas que llama la atención fue la rápida divulgación de una fotografía del Fiscal Horrach compartiendo mesa y mantel con los Abogados de la Infanta, hecho que dejó sobre el tapete de las redes sociales todo tipo de especulaciones.

Claro está que no faltará quien opine que no hay porqué esconderse cuando ha quedado a la vista que todos reman en la misma dirección…

El correo del Rey

Mucha más repercusión, esta vez a nivel jurídico, fue la presentación por parte de Manos Limpias de un correo electrónico dirigido al entonces Rey D. Juan Carlos por Urdangarín, donde figuraba una dirección “jcsumer” (curiosamente las iniciales de “Juan Carlos Su Majestad El Rey”) que se atribuye al propio Monarca y en relación con los negocios de Nóos.

Dicho correo que, todo hay que decirlo, fue expresamente inadmitido, sí resultó objeto del interrogatorio por parte de la abogada de Manos Limpias, lo que la conllevó una reprimenda por parte del Tribunal para, finalmente, no tenerlo en cuenta.

Sin embargo, la “excusa” de esta tampoco tuvo desperdicio al cargar tintas sobre el abogado de Diego Torres por haberla asegurado que dicho correo estaba admitido..

Solo nos queda, por tanto, especular sobre si ese dichoso correo hubiera removido los cimientos de la la Casa Real.

El Secreto de Tejeiro

Y sorprendente fue también como se desarrolló la esperada declaración del asesor fiscal Miguel Tejeiro (para quien se solicitaban un total de 11 años de prisión) y que logrado zafarse del proceso y aparecer como simple testigo.

Es previsible que al estar casado Diego Torres con la hermana de Miquel Tejeiro intentará exculparla, como antes lo han intentado el resto de hermanos Tejeiro, pero no hay que olvidar que al deponer a alguien como testigo implica que este tiene obligación legal de decir la verdad y que el falso testimonio se castiga en España como delito.

Pero para liar más la cuestión, el Abogado de Diego Torres ha amenazado, a su vez, con interponer una querella criminal contra Tejeiro si declara pues este último es abogado y está sometido al secreto profesional.

Cierto es que los abogados (como los médicos, notarios o los curas) tenemos obligación de guardar secreto profesional de cuanto conozcan de sus clientes. No es una cláusula de confidencialidad (como puede tener un directivo), sino un derecho y obligación a la vez que se configura como garantía del sistema legal, y que permanece en juicio, sin que se le pueda
obligar a lo contrario.

El Abogado, como suele decirse, “debe llevarse el secreto a la tumba” pero…

En este caso concreto, el Tribunal entiende que no fue por su condición de abogado sino de asesor fiscal, por lo que Tejeiro conoció las intimidades de Nóos y, por tanto, “puede y debe” declarar sin que pueda acogerse al secreto profesional (criterio que comparto).

Por el momento, la protestad de varios abogados y una solicitud de amparo ha aplazado esta declaración que promete ser algo más que interesante.

Pedro Antonio Munar Rosselló (abogado)

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.