1 marzo 2016

Los ingenieros agrónomos advierten de los graves inconvenientes de la reforma de la Ley Agraria

Los ingenieros agrónomos advierten de los graves inconvenientes de la reforma de la Ley Agraria

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrómos de Levante en Baleares (COIAL) advierte que la modificación de la Ley Agraria que ha llevado a cabo el Govern balear frenará el desarrollo de las pequeñas explotaciones agrarias de las Islas, afectando con ello la posibilidad de relevo generacional, las actividades económicas relacionadas con los trabajos en el medio rural, así como la soberanía alimentaria del archipiélago. Ésta ha sido la lectura que han hecho de los cambios normativos que ha sufrido la Ley Agraria, y que ha sido transmitida por el Decano del COIAL, Baldomero Segura, y el secretario técnico del Colegio, José Carbonell, en una reunión que sostuvieron con el director general d’Agricultura i Ramaderia del Govern de les Illes Balears, Mateu Ginard, un encuentro que se desarrolló en un ambiente cordial.

Los ingenieros agrónomos mostraron su malestar por no haber sido tomados en cuenta a la hora de llevar a cabo las importantes modificaciones, a pesar de haber sido convocados para presentar alegaciones y consideraciones a la Ley original.

Tras evaluar los informes preparados por los servicios jurídicos y técnicos del órgano profesional, destacan desde el COIAL que las modificaciones eliminan las ventajas que tenían las explotaciones agrarias prioritarias y preferentes, acabando así con la “discriminación positiva” que establecía la norma frente a las grandes corporaciones empresariales que pueden sufragar procesos técnicos y administrativos complejos. También se retoma el interés general como procedimiento general, lo que conllevará nuevamente largos trámites administrativos para el establecimiento de infraestructuras que aporten valor a las explotaciones y que garantizarían la rentabilidad del trabajo agrícola. “Estas modificaciones han devuelto la custodia del territorio a los técnicos en urbanismo que de lo que saben es de suelo urbano y de suelo convertible en urbano, volviendo a sufrir una visión sesgada de los usos y aprovechamientos del suelo rural. Por ello, hoy en día, es más fácil y factible construir una mansión que unas cuadras para pupilaje de caballos o, desde el punto de vista de parámetros urbanísticos, hoy es lo mismo construir una balsa de purines que un spa al aire libre”, expresan.

El Colegio de Ingenieros Agrónomos considera que se han hecho cambios para eliminar la posibilidad de llevar a cabo determinadas actividades, pero no se han hecho las exenciones oportunas para no afectar otras que se están realizando actualmente en el campo mollorquín, como por ejemplo las referidas al sector ecuestre. Las relaciones entre las administraciones también se ven afectadas, ya que las reformas pueden acarrear descoordinación entre ellas.

Los ingenieros agrónomos querrían conocer qué tipo de impactos negativos ha dado lugar la aprobación de la Ley Agraria, y han mostrado su firme rechazo con todos aquellos proyectos que desvirtúen el genuino paisaje de Balears o que vaya en contra del mantenimiento de las actividades agrícolas. Por ello pidieron más recursos técnicos y controles para garantizar que las reformas beneficien realmente a a su público objetivo. Insistieron en que su fin último como profesionales del sector es mejorar la viabilidad de las explotaciones agrarias.

Finalmente solicitaron formar parte del Consell Agrari y de todos aquellos foros de debate y diálogo que la administración establezca, para dar a conocer su postura, siempre desde un prisma técnico y científico.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.