La tecnología en las escuelas y el cambio en las aulas

La tecnología tiene el poder de transformar la forma en la que aprendemos. Sin embargo, las aulas parecen no evolucionar al mismo ritmo y se siguen manteniendo formas de impartir conocimientos conservadoras, que no aprovechan el potencial de las nuevas tecnologías para dinamizar la educación.

Una de las razones por las que la educación mantiene modelos pedagógicos clásicos, es que nadie quiere que sus hijos sean los sujetos de metodologías experimentales que puedan no proporcionarles los conocimientos que necesitarán a futuro para desarrollar todo su potencial.

Esta preocupación es lógica y razonable, pero la sociedad cambia a una velocidad nunca antes vista y no se detendrá, por lo que es necesario dar el salto e iniciar un nuevo recorrido que lleve a nuevas formas de aprendizaje, que preparen a los estudiantes para la nueva sociedad, mucho más tecnológica y cambiante.

Cambiar la forma de dar clases

Una de las apuestas por innovar en el aula es la de cambiar la forma en la que se imparte el conocimiento, invirtiendo la forma en la que tradicionalmente se hacían las cosas. En lugar de impartir la teoría en la hora de clases y dejar las tareas para la casa, este modelo propone que las horas de clases sean prácticas y que la teoría se vea en horas no lectivas.

Con esta metodología de enseñanza, los profesores preparan vídeos y otros materiales teóricos para que los alumnos la revisen y lleven preparada a clases. En el aula se pondrá en práctica lo visto en casa, se aclararán las dudas y se realizarán los ejercicios que el profesor estime adecuados para afianzar los conocimientos.

Este modelo ofrece una mayor autonomía a los estudiantes, que pueden complementar la información que le proporciona el profesor con sus propias fuentes, plantear preguntas en clases y realizar actividades prácticas para afianzar lo estudiado en casa. De esta forma los alumnos aprenden a ser más independientes y se sienten más capaces de solucionar problemas, fomentando su autoestima y una mejor imagen de sí mismos.

Estudiar a través de aulas virtuales

Otro de los campos que han facilitado una nueva forma de impartir clases es el de las plataformas virtuales de enseñanza. En este ámbito son muchas las páginas de formación gratuitas que ofrecen una gran variedad de cursos, permitiendo un acercamiento a la educación a personas que de otra forma no tendrían posibilidad de hacerlo.

Además, son muchas las instituciones educativas que complementan la formación presencial con herramientas como moodle, gestores de contenidos especialmente diseñados para que los estudiantes puedan acceder a información adicional a la impartida en clases, entregar trabajos y realizar pruebas sin necesidad de acudir al centro educativo.

Esto es un gran avance, sobre todo para aquellas regiones en las que el acceso a la educación en centros físicos es difícil, pero que, gracias a la expansión de Internet y la posibilidad de conectarse a la red gracias al WiFi en múltiples dispositivos, se acerca a cada vez más personas.

Todos estos avances son solo la punta del iceberg en cuanto a las aplicaciones de la tecnología en la educación. A medida que las nuevas tecnologías avancen, las paredes de las aulas se verán difuminadas para dejar paso a una experiencia de aprendizaje abierto y global, accesible y mutable, que evolucionará al ritmo de los cambios que revolucionan nuestra forma de comprender el mundo.

Por María José Madarnás, editora de Maternidad Fácil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here