La semana estará marcada por las precipitaciones y la inestabilidad se agudiza a partir del viernes

Las precipitaciones serán la tónica general de esta semana, marcada por la aparición de una vaguada a partir del viernes que provocará una gran inestabilidad, probablemente en el área mediterránea y sureste peninsular donde podrían producirse precipitaciones con tormenta localmente intensas, según ha adelantado a Europa Press la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Ana Casals.

En concreto, este martes los cielos estarán nubosos y dejarán precipitaciones y chubascos en Galicia, donde podrán ser persistentes, así como en la Cordillera Cantábrica y en la cabecera del Ebro; y con menor probabilidad podrán afectar a la meseta norte, litoral cantábrico y Pirineos, sin que se descarte que alcancen algunos puntos del Sistema Central.

Casals ha señalado que habrá intervalos nubosos en el resto de la Península mientras que en Canarias se esperan intervalos nubosos en el norte de las islas, sin que se descarte alguna lluvia débil en las de mayor relieve, y poco nuboso en el sur.

Asimismo, habrá posibles bancos de niebla en valles de grandes ríos en Extremadura y Castilla-La Mancha; con la cota de nieve elevada y temperaturas en ascenso en todas las zonas, excepto en Canarias, donde no cambiarán. Los vientos serán de componente sur en la mitad norte peninsular y en Baleares, con intervalos de intensidad fuerte en Galicia a primeras horas y en Cordillera Cantábrica durante las horas centrales, con vientos flojos de componente oeste en la mitad sur peninsular y en Canarias, régimen de alisios.

La portavoz ha indicado que la situación será “bastante parecida” el miércoles, con cielos nubosos o cubiertos en Galicia y Asturias occidental, con lluvias y chubascos ocasionalmente tormentosos y que podrán ser persistentes. Las precipitaciones se extenderán al resto de Asturias, este de Castilla y León y norte de Cáceres, y con carácter mas débil y disperso, al resto del Cantábrico, cabecera del Ebro y meseta norte.

En el resto de la Península y en Baleares, habrá cielos poco nubosos con intervalos de nubes altas que no dejarán precipitación; mientras que en Canarias se esperan cielos nubosos con chubascos y tormentas ocasionales por la tarde, que serán menos probables en las islas orientales.

La cota de nieve se situará en torno a los 2.000 metros aunque bajará a los 900-1.200 metros al final del día en la Cordillera Cantábrica occidental. En el caso de las temperaturas, las diurnas irán en ascenso y las mínimas descenderán en la mitad norte.

El jueves, último día de marzo, los cielos estarán muy nubosos en el norte de Galicia y en la Cornisa Cantábrica, con lluvias persistentes y chubascos ocasionalmente tormentosos que, con menor persistencia, afectarán también a la meseta norte y a sus sistemas montañosos, y con menor probabilidad y carácter mas disperso a Extremadura, meseta sur, sierras orientales de Andalucía y del prelitoral mediterráneo.

En el resto de la Península y en Baleares, hay pocas posibilidades de precipitación y en Canarias las precipitaciones serán menos probables en las islas orientales. Casals ha precisado que la cota de nieve oscilará entre los 800 y los 1.000 metros en el cuadrante noroeste, Ibérica norte y Sistemas Central; y entre los 800 y los 1.000 metros subiendo a 1.200-1.400 metros en sistemas de montaña de la mitad sur.

La portavoz ha precisado que el jueves se producirá un descenso generalizado de las temperaturas, que llegará a ser notable en gran parte del interior peninsular, y que los vientos serán de componente norte con intervalos de intensidad fuerte en la mitad norte peninsular y en Canarias; de componente oeste la mitad sur y en Baleares, y también con intensidad fuerte en el área del Estrecho y Alborán.

ABRIL EMPIEZA CON INESTABILIDAD

Los días 1 y 2 de abril, la aparición de una vaguada provocará “una gran inestabilidad”, según Casals, que es probable se concentre en el área mediterránea y sureste peninsular, sin que se descarte alguna precipitación débil en el Cantábrico oriental, Pirineos occidentales y cabecera del Ebro. En cualquier caso, las temperaturas irán en ascenso.

Para el domingo 3 de abril, es posible que se produzca un aumento de la inestabilidad debido a la llegada de un frente atlántico por el oeste peninsular que dejará precipitaciones en la vertiente atlántica. También es posible que en Canarias se produzcan precipitaciones que podrían ser intensas en las islas de mayor relieve. Las temperaturas continuarán con ligeros ascensos, y el viento será del noroeste en Canarias y de componente este en Península y Baleares.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here