22 Marzo 2016

La odisea de volver a Mallorca debido a la huelga de controladores franceses

La odisea de volver a Mallorca debido a la huelga de controladores franceses

La huelga de controladores aéreos franceses está ocasionando gran cantidad de retrasos y cancelaciones de vuelos en diversos países.

Una de nuestras lectoras nos ha remitido un testimonio donde nos narra la odisea que está viviendo para volver a Palma desde Inglaterra y que nos cuenta “porque creo que es importante que se sepa la situación que estamos viviendo”.

Nuestra lectora nos lo explica:

Día 20 de marzo, después de unos días visitando Londres, me dirijo al Aeropuerto de Stansted para volver a casa, en Palma de Mallorca.

Cuando llego y veo en la pantalla que mi vuelo está cancelado no me lo puedo creer.

Al tener una conexión a internet muy pobre por estar en un país extranjero y con unos servicios de WIFI en el aeropuerto bastante deplorables, fue difícil enterarse de que esta cancelación se debía a la huelga de controladores franceses, de la que no nos había informado la compañía. Nos enviaron a una cola para llegar a un mostrador en el que se nos diera una solución y pudiéramos llegar a casa. Al principio eran 3 vuelos cancelados de Ryanair, y estábamos todos en una cola para llegar a un mostrador con 3 personas atendiendo.

Es sorprendente que se ponga a 3 personas a atender tratándose de 3 vuelos de unas 180 personas cada uno. Aun así esperamos con paciencia. Mucha gente se desesperaba y cogía desde internet vuelos con otras compañías para poder salir de allí cuanto antes, otros sin tantos recursos aguantábamos para conseguir una solución por parte de la compañía.

Pasaban las horas y la cola avanzaba a una velocidad ridícula. El personal de ryanair y los coordinadores, a pesar de ver la situación, no se dignaron a reforzar su equipo de personas y seguíamos con solo tres atendiendo ( 3 que en muchas ocasiones eran 2 incluso a ratos solo 1).

Desde las 12 de la mañana conseguimos llegar al principio de la cola a las 18:30h de la tarde, después de pasarnos la tarde viendo como el que parecía ser el coordinador se dedicaba a colar a gente de forma aleatoria, como si fueran VIP, por delante de las personas que llevábamos ahí horas. Una vez en el mostrador, se nos ofrecía la opción de cambiar nuestro vuelo a otro a cualquier parte de España y luego desde allí ‘buscarnos la vida’ para llegar a nuestras casas. Era domingo, conseguimos un vuelo para el martes y una noche de hotel al lado del aeropuerto, pregunté por la segunda noche y me dijeron que tenía que abonarla yo y luego reclamarla al igual que la comida y todos nuestros gastos.

Intentaba hacer entender que no tenía suficientes recursos económicos para mantenerme dos días más en un país tan caro.

Ese no era su problema, yo tenía que mantenerme y enviar los tickets.

Preguntamos si habría algún vuelo a Mallorca y nos dijeron que hasta el día 27 no, evidentemente no podíamos pasar 7 días más en Londres. Así que cogimos un vuelo a Santiago de Compostela y de allí nosotros deberíamos buscarnos un vuelo a Mallorca. Nos fuimos al hotel decepcionados pero pensando que al menos estaríamos antes del fin de semana en casa. A la mañana siguiente nos despertamos y fuimos al aeropuerto, porque el hermano de mi pareja tenía que coger también un vuelo a Mallorca. Nos encontramos en la recepción del hotel gente durmiendo en los sillones y en el suelo, y al llegar al aeropuerto la misma situación multiplicada por 10.

La cola para los mostradores era más densa que el día anterior y más lenta. El grupo con el que estábamos tardó 10h en llegar al mostrador. Siguieron sin poner refuerzo en el personal, lo único que hacía el coordinador del día anterior era increpar a la gente con prepotencia y tratar a todo el mundo como borregos. Se le ocurrió hacer una cola en la que solo podían estar discapacitados y familias con niños pequeños, cosa muy lógica, excepto cuando los niños tienen 13, 14 y 15 años cosa que enfadaba a la gente que llevaba horas allí. Fue mucho peor que el día anterior. Algunos contaban que se les había asignado un hotel y cuando llegaban se les decía que ese hotel ya no tenía habitaciones, que era imposible que se les hubiera asignado, una forma de quitarse a la gente de la cola, engañándoles sin escrúpulos.

Al mediodía salió la opción de un vuelo a Mallorca el martes 22, directo, y evidentemente nosotros queríamos ese vuelo. Después de llamar a Ryanair en repetidísimas ocasiones conseguí que me cogieran el teléfono y cambiar el vuelo. Me dijeron que ellos no se hacían responsables del vuelo que cogí de Santiago a Palma porque eso ellos no lo sabían (evidentemente lo reclamamos teniendo en cuenta que nosotros ya habíamos preguntado si se abriría un nuevo vuelo a Mallorca y se nos dijo que no). A la gente que llegaba al principio de la cola se le negaba ya la opción del hotel y se les decía que se buscaran uno, lo pagaran y ya se reclamaría.

El problema es que había muchos estudiantes y gente sin recursos suficientes. Era muy duro ver a familias con niños pequeños durmiendo en el suelo, sacando sus ropas de las maletas para apoyarse y taparse. Ver que los trabajadores del aeropuerto y de Ryanair no tenían ni un mínimo de solidaridad y la compañía no quería hacerse cargo de esas personas. Trato vergonzoso, parecíamos borregos, gente llorando, penoso. Lo curioso es que hubo otras compañías con vuelos cancelados y no se armó la que teníamos allí con Ryanair”.

También te puede interesar

2 Responses

  • Mi hijo está desde ayer intentando volver a Palma desde Londres. Corroboro el trato recibido por Rayanair. Sin organización e intentando solo no responder ante la situación. Una verdadera vergüenza.

  • Mi hijo está desde ayer intentando volver a Palma desde Londres. Corroboro el trato recibido por Rayanair. Sin organización e intentando solo no responder ante la situación. Una verdadera vergüenza.

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.