24 marzo 2016

“Hoy voy a tener una muerte muy violenta”

“Hoy voy a tener una muerte muy violenta”

“Hoy voy a tener una muerte muy violenta”

Con estas palabras, bañado en sangre y con un cuchillo de grandes dimensiones en las manos, se encaraba un individuo con las dotaciones de policía que intentaban detenerlo después de haber agredido a una mujer y protagonizar una terrorífica escena en una calle de Son Sardina.

Según ha podido saber crónicabalear.es, el individuo -de unos cincuenta años de edad- era buscado desde ayer por la Policía tras haber protagonizado un violento episodio de violencia doméstica cuando, a primera hora de la mañana de hoy,  se recibió un aviso de que había sido visto por la calle Passatemps de Son Sardina.

Una dotación de la Policía y una ambulancia se han trasladado a la zona pero al llegar se han disparado todas las alarmas al comprobar que el individuo, fuera de sí, estaba frente a un autobús de línea con intención de subirse y armado con un cuchillo de grandes dimensiones, cubierto de sangre y golpeando la carrocería y los cristales del bus mientras el pánico se apoderaba de los pasajeros.

Cuando el hombre se ha percatado de la presencia de la Policía ha huido hasta un callejón donde ha quedado atrapado pero, lejos de deponer su actitud, se ha encarado cuchillo en ristre con los agentes al grito de “Hoy voy a tener una muerte muy violenta” y ha intentado agredirlos al menos en tres ocasiones.

Mientras tanto iban llegando refuerzos, entre ellos, la Unidad de Intervención Inmediata de la Policía Local (UII) y varias dotaciones de la Policía Nacional se han sumado al intento de neutralizar al agresor.

La tensión, sin embargo, ha ido creciendo por minutos y varios agentes se han visto obligados a desenfundar sus armas ante la inusitada violencia que presentaba el tipo, lo que ha obligado también a solicitar la presencia de una UVI móvil  de 061 como medida de precaución ante el cariz que tomaba el asunto y lo que podría suceder.

Finalmente, y viendo que no había manera de tranquilizarlo, han sido los agentes de la UII, armados con un escudo de protección,  los que han actuado y han conseguido empotrarlo contra la pared, momento en que sus compañeros de la Policía Nacional lo han reducido.

Una vez trasladado hasta la ambulancia, el individuo ha tenido que ser sedado y la sorpresa ha llegado cuando los sanitarios han comprobado que presentaba tres puñaladas en el pecho de considerable alcance y una gran cantidad de heridas y cortes por los brazos y cuello. Heridas que, en principio parecen auto infligidas.

Según han declarado varios vecinos a este Digital, se trata de un hombre que ha tenido graves problemas psicológicos desde que se separó de su mujer.

También te puede interesar

Los comentarios están cerrados.