16 marzo 2016

El exjefe de la Casa Real Alberto Aza: “La Casa Real no tuvo conocimiento de ninguna irregularidad”

El exjefe de la Casa Real Alberto Aza: “La Casa Real no tuvo conocimiento de ninguna irregularidad”

El exjefe de la Casa Real Alberto Aza ha asegurado, durante su declaración como testigo en el juicio del caso Nóos, que la Casa del Rey “en ningún caso tuvo conocimiento” de las presuntas irregularidades cometidas a través de la entidad presidida por Iñaki Urdangarin, de quien además tenía entonces un “concepto positivo”.

“No había ningún motivo para pensar en que estaban incurriendo en hechos ilícitos”, ha manifestado Aza, quien, en su interrogatorio por videoconferencia, ha manifestado que si empezó a sentirse preocupado por las actividades del exduque se debió a que los miembros de la Familia Real “debían tener una determinada delicadeza” para que su intervención en empresas o negocios “no pudiera ser interpretado como un trato de favor”.

Según ha señalado, ésta era una “pauta general” en la Casa Real y por ello el exasesor externo de la Casa Real José Manuel Romero y él mismo despacharon la conveniencia de que Urdangarin abandonara el Instituto Nóos. “La mejor recomendación fue indicarle a Urdangarin que dejara Nóos y toda suerte de actividad mercantil o comercial” a la vista, ha dicho, de las informaciones que estaban apareciendo publicadas y “de la situación” del Instituto.

Tal y como ha incidido en este sentido, Romero, conde de Fontao, “me vino a plantear su preocupación” ante el hecho de que “había rumores que podían complicar o dañar la imagen de la Institución”, por lo que “me dijo que lo que hacía falta es que Urdangarin saliera de todo el entramado y a mí me pareció bien. Tras ello, Romero se fue a Barcelona a explicarles [a Urdangarin y Torres] nuestra opinión”.

Al ser preguntado sobre si supo en qué momento se constituyeron Nóos así como otras empresas del entramado, Aza ha manifestado que no: “Tenga en cuenta que la Casa Real no tiene motivo alguno para intervenir ni interferir en ello, las competencias de la Casa están delitimitadas por norma. No se puede traspasar el límite de la actividad pública de la Jefatura del Estado hacia lo que son sus actividades privadas. No le extrañe que [la Casa Real] no entienda ni deba entender de estas cuestiones”, ha abundado.

De hecho, inquirido por la abogada del sindicato Manos Limpias, el testigo ha asegurado que no conoció la creación de Aizoon -de la que son propietarios a partes iguales Urdangarin y su mujer, la Infanta Cristina-. “¿No le informó Romero de la existencia de Aizoon?”, le ha interpelado la letrada, a lo que Aza ha respondido que “de este particular no tengo noticias” como tampoco del hecho de que la mercantil formara parte del entramado empresarial urdido por Urdangarin y su exsocio Diego Torres.

En cuando a las supuestas irregularidades cometidas a través de Aizoon, Aza ha asegurado que “en ningún caso” la Casa Real pensaba que la labor de esta sociedad fuese ilegal. “Inapropiada sí, pero no irregular”, ha espetado.

Acerca del exsecretario personal de las Infantas Carlos García Revenga, quien durante varios meses permaneció imputado en la causa, Aza ha manifestado que fue “tardíamente” cuando supo que aquél formaba parte de la directiva del Instituto Nóos en calidad de tesorero, y ha asegurado en ese sentido que la Casa Real “no destinó ni encargó a Revenga nada relacionado con Nóos ni con las actividades privadas de Urdangarin”.

“INQUIETUDES” EN TORNO A LA ACTIVIDAD DE NÓOS

Asimismo, ha señalado que con él no habló de las “inquietudes” que empezaron a surgir en torno a Nóos. Al serle exhibidos distintos documentos y correos, ha incidido en que no despachó con Revenga “de este tema, ni de otros ni de ninguno”, sino que las conversaciones las mantenía con Romero.

Por otro lado, ha negado haber mantenido en el Palacio de la Zarzuela una reunión con Urdangarin, Torres, el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps y la exalcaldesa de Valencia Rita Barberà a fin de abordar proyectos futuros, en contra de lo que declaró el propio Torres durante la instrucción de la causa.

De hecho, ha señalado que el único encuentro que ha mantenido en la residencia real -“una y nada más que una”- lo fue en relación a la Copa América y ya cuando se produjo el cambio de gobierno de 2004. “Recuerdo muy bien la composición de la reunión”, ha remarcado Aza, precisando que estaba presidido por el Rey, el presidente del Gobierno, el vicepresidente económico, Jordi Sevilla como ministro, Camps, Barberá, el dueño de la Copa América y un par de socios”. “El objeto de la reunión era muy preciso”, ha sentenciado.

En concreto, Torres alude a una reunión que sitúa el 29 de enero de 2004, casi nueve meses antes de que fuese firmado el convenio -8 de septiembre- por el que el Instituto Nóos se hizo con la organización del denominado Valencia Summit, uno de los eventos objeto de juicio en esta causa.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.