31 marzo 2016

Armengol dice que la deuda de la comunidad ha bajado de 8.900 a 8.744 millones de euros

Armengol dice que la deuda de la comunidad ha bajado de 8.900 a 8.744 millones de euros

La presidenta del Parlament, Francina Armengol, ha indicado este jueves que la deuda de la comunidad ha pasado de 8.900 a 8.744 millones de euros en diciembre de 2015.

Durante su comparecencia parlamentaria, la líder del Ejecutivo ha detallado que Baleares ha cerrado el 2015 con un déficit de 1,51 por ciento y ha incidido en que, cuando llegó al Govern, “ya se había superado el límite permitido para todo el año y sobrepasábamos ya el 0,8 por ciento”.

“Hemos cerrado con un 1,51%, tal y como anunciamos en verano. Un 1,51% que se explica también por algún agujero del presupuesto de 2015 y porque el Gobierno central ha decidido imputar toda la deuda de las autopistas de Ibiza este año, y esto ha supuesto un 0,4% más de déficit sino hubiésemos cerrado con un 1,01%”.

“CORREGIR EL RUMBO DEL DÉFICIT DE BAUZÁ”

De hecho, ha añadido, el Govern ha tenido que “corregir el rumbo de un déficit que el presidente anterior, José Ramón Bauzá, como casi cada año de su gestión, no hubiera cumplido”.

Según ha dicho la presidenta, la comunidad sigue en “una línea de estabilidad, a pesar de que no compartimos la velocidad ni la falta de flexibilización a la hora de cumplir los indicadores, pero sin recortar, sin hacer pagar el peaje que supone la gente”.

Además, ha defendido que hay que rebajar este nivel de deuda, si bien ha dicho que “reducir déficit a través de recortes no implica necesariamente que la solvencia de un territorio aumente”. También, se ha comprometido a estimular las inversiones públicas en el tejido económico “que hagan falta”.

REFORMA DEL SISTEMA DE FINANCIACIÓN

Armengol ha destacado la necesidad de hacer cambios en el sistema de financiación autonómico y ha anunciado que, “en las próximas semanas”, buscará fecha junto al presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, para abordar la importancia de trabajar en soluciones en el ámbito de la financiación.

Además, ha declarado que continuará “buscando nuevos aliados” en esta materia con el objetivo de “cambiar un sistema que se está aplicando de manera injusta y que genera por encima de todo un déficit social en forma de unos servicios públicos y de una competitividad más frágil que en otros territorios”.

Según ha defendido, una comunidad mal financiada como Baleares que, además, tiene “hándicaps como la conectividad y la insularidad, no puede acabar siendo tratada, con las grandes cifras macroeconómicas, como cualquier otra comunidad”.

Por otro lado, tras reprochar que durante los últimos cuatro años no se haya “reclamado nada” al Gobierno central, la presidenta ha opinado que “detrás de la gestión del déficit por parte del PP se esconde el mito de los buenos gestores del PP”.

“Es evidente que las cuentas públicas deben mantener un equilibrio. Ahora bien, no estoy de acuerdo con el porcentaje de cumplimiento, ni con el tempo que se nos impone”.

AUSTERIDAD COMO ELECCIÓN POLÍTICA

La presidenta se ha preguntado también si alguien piensa que “la política económica obsesionada con la austeridad y la reducción del déficit no ha dejado víctimas por el camino” y ha defendido la necesidad de aplicar “pragmatismo económico y radicalismo social para transformar crecimiento en bienestar”.

“La austeridad es una elección política, no una necesidad económica”, ha manifestado la líder del Ejecutivo balear para concluir su intervención.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.