Seis detenidos en Baleares por falsificar documentos para cobrar ayudas del Estado

La Policía Nacional ha desarrollado a lo largo del último mes una investigación que ahora se da por finalizada con la desarticulación de un grupo delictivo que se dedicaba a la comisión de delitos relacionados con el favorecimiento de la inmigración ilegal. Se han detenido un total de seis personas de diferentes nacionalidades.

En el marco de colaboración de campañas de identificación de empresas ficticias con varios organismos oficiales, se puso en conocimiento de la UCRIF (Unidad Contra Redes de Inmigración y Falsificación documental) la tramitación de contrataciones que podían estar hechas en fraude de Ley. En base a los hechos citados los investigadores de dicha unidad policial obtuvieron los indicios suficientes que determinaban la existencia de una red de delincuencia organizada.

Las pesquisas llevadas a cabo permitieron identificar a los responsables del grupo criminal. La investigación permitió determinar que este grupo incipiente se dedicaba a la obtención de contratos de trabajo como empleados del hogar a personas de origen pakistaní, con el fin de que éstos pudieran regularizar su situación documental en España o bien poder optar a alguna ayuda social o prestación económica estatal. La organización constituyó una empresa ficticia para “contratar” falsamente a los ciudadanos pakistaníes.

Los ahora detenidos, eran artífices de la constitución de una empresa ficticia, cuyo cometido, entre otros, sería la falsa contratación de ciudadanos pakistaníes. El objetivo final de la obtención de prestaciones de desempleo, en forma de subsidios de ayudas por incapacidad temporal o maternidad. También facilitaban a los “trabajadores” contratos laborales ficticios para conseguir regularizar su situación irregular en territorio nacional.

Éstos últimos habían obtenido su primer permiso de residencia inicial valiéndose de estas premisas. De tal modo que habían un contrato de trabajo indefinido del servicio del hogar familiar por parte de los integrantes del grupo desarticulado, sin que los “supuestos trabajadores” hubieran ejecutado cualquier actividad laboral definida en el mismo, ni siquiera, haberse desplazado hasta los domicilios que constan en el contrato estipulado.
Por ello, a los cabecillas de la red se les han imputado varios delitos de pertenencia a grupo criminal, falsedades documentales y favorecimiento de la inmigración ilegal . En cambio a los “empleados-trabajadores” se les acusa de un delito de falsedad documental.

Actualmente se sigue investigando las diferentes ramificaciones que han podido derivarse de estos contratos ficticios, por lo que no se descartan nuevas detenciones y esclarecer de este modo, permisos de residencia de ciudadanos pakistaníes, obtenidos en fraude de Ley.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here