Nuestros lectores secundan la frase de Prohens (PP) y creen que el Govern está “obsesionado” con los funcionarios y el catalán

La portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Marga Prohens, afirmó hace apenas una semana que el Govern está “obsesionado con los funcionarios y el catalán”.

Unas declaraciones a propósito de la convocatoria de un pleno extraordinario convocado para debatir una proposición de ley para que el catalán vuelva a ser requisito -y no solo mérito- para acceder a la administración pública.

En ese pleno, el Parlament aprobó, por 36 votos a favor y 22 en contra, la modificación de la Ley de Función Pública al objeto de “tomar medidas de recuperación y fomento del catalán” y que así vuelva a ser requisito -y no solo mérito- para trabajar en la administración.

Igualmente, se aprobó la modificación de la ley de “normalización lingüística”  para lograr un “uso progresivo y normal” del catalán en el  “ámbito oficial y administrativo”.

Por su parte, el director general del Servei de Salut (Ib-Salut), Juli Fuster, aseguró el jueves en rueda de prensa que aquellos profesionales sanitarios que no tengan el nivel exigible de catalán “tendrán el tiempo necesario para aprenderlo” y que las cosas volvían al punto en el que estaban  antes del cambio operado “en la legislatura pasada por parte del Govern de José Ramón Bauzá”.

“Si un profesional es capaz de aprender una profesión, sin duda alguna podrá aprender catalán” afirmó Fuster para después sentenciar: “Queremos es que vengan muy buenos profesionales que puedan entender al agricultor mallorquín que casi no habla castellano. Si el mejor profesional no quiere venir aquí porque no quiere aprender un idioma, dudo que sea el mejor”.

El debate, como siempre que se habla del idioma, estaba servido y, por eso, quisimos conocer la opinión de nuestros lectores en todo este asunto y preguntamos: “¿Respalda ud. las palabras de Marga Prohens (PP) acerca de la “obsesión del Govern con los funcionarios y el catalán”?

Y ha sido una encuesta no solo votada sino también debatida por nuestros lectores en sus comentarios (algo que desde crónicabalear.es agradecemos).

Nuestros lectores han respondido mayoritariamente en sentido positivo y así, el 67% de quienes han respondido han dado por buenas las afirmaciones de Prohens, frente al 33% que opina lo contrario y no cree que haya “obsesión ” alguno con el tema .

Un debate en el que se entrecruzan cuestiones prácticas con un tema de identidad cultural y que no es sencillo de encarar pero en el que cabe la posibilidad de que un buen profesional llegue a no poder ejercer por no alcanzar los requisitos mínimos de catalán que se le exigen.

Unos requisitos, por otra parte, que se advierten también como una forma de respeto hacia la cultura propia y una herramienta más para poder mejorar justamente eso, la respuesta profesional del funcionario hacia el administrado.

Aunque visto que en las islas hay cooficialidad de lenguas, quizá deberíamos preguntarnos porqué solo se exige demostrar un determinado nivel de catalán y no de castellano (que también hay muchos ciudadanos -los administrados, que pagan religiosamente sus impuestos y a quienes nadie les pide certificado alguno de catalán a la hora de pagar-) que no tienen conocimientos de catalán y que solo son atendidos en esta lengua cuando acuden a la administración.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here