9 febrero 2016

Ballester: “No me cabe ninguna duda de que el Palma Arena es y será importante para Baleares”

Ballester: “No me cabe ninguna duda de que el Palma Arena es y será importante para Baleares”
José Luis "Pepote" Ballester

El exdirector general de Deportes del Govern José Luis ‘Pepote’ Ballester, primero de los acusados del caso Nóos en declarar en el juicio por esta causa, ha subrayado durante su declaración, que se ha prolongado durante más de cuatro horas, que no le cabe “ninguna duda” de que el velódromo Palma Arena, cuya construcción se encuentra bajo investigación por un presunto sobrecoste de más de cincuenta millones de euros, “es y será importante para Baleares”.

Así lo ha puesto de manifiesto al ser preguntado por el abogado de Iñaki Urdangarin, Mario Pascual Vives, acerca de la utilidad que cree que tuvieron infraestructuras como esta instalación deportiva o equipos como el club ciclista Illes Balears, para cuyo seguimiento Iñaki Urdangarin propuso la contratación directa de su empresa Nóos Consultoría Estratégica.

Pese a admitir que la pretensión del entonces presidente del Govern, Jaume Matas, pasaba por contar con los servicios del exduque de Palma independientemente del precio que éste fijaba para ello, el medallista olímpico ha manifestado que “valió la pena” realizar un esfuerzo económico en estos proyectos, no sólo por su aparición en la prensa sino porque se trata de algo que “sigue ahí, incluso fuera de las islas”.

“Se siguen viendo maillots del Illes Balears, el equipo fue importante e hizo llorar a muchos. La inversión tuvo una rentabilidad”, ha subrayado Ballester, cuya declaración ha finalizado sobre las 14.15 horas.

En esta misma línea, el acusado ha recalcado que Baleares “tiene tradición ciclista en la figura de múltiples deportistas”, por lo que, a la hora de contratar con Nóos, el ciclismo “era un objetivo” y uno de los ejes del Govern de cara a lograr la desestacionalización del turismo.

De este modo, ha recordado que durante los cuatro años de la última legislatura de Matas (2003-2007) el Ejecutivo autonómico invirtió entre 18 y 22 millones de euros, una aportación que aprobó en su día el Consell de Govern y que fue canalizada a través de la fundación Illesport.

En concreto, el supuesto sobrecoste del velódromo, que pese a estar inicialmente presupuestado en 48 millones de euros acabó costando 110, está siendo investigado en el marco del caso Palma Arena, cuya complejidad derivó en la apertura de hasta 27 piezas separadas.

La causa, que se encuentra en manos del juez José Castro, indaga asimismo la conexión del sobrecoste con la presunta financiación irregular del PP y el enriquecimiento supuestamente ilícito de Matas.

El nombre de Nóos salió a relucir así en unas pesquisas centradas, entre otras numerosas cuestiones, en el destino que el Ejecutivo balear dio realmente a millonarias partidas que bajo el mandato de Matas -sobre quien pesan dos condenas firmes por corrupción al frente del Govern- salieron de las arcas públicas.

También te puede interesar

Envia tu opinión

Tu email no sera publicado.